viernes, 18 de mayo de 2018

La permanencia estará en juego en el campo de A Mina

.
Fuente: La Voz de Galicia


La Primera Galicia no es ajena a los estragos del efecto dominó. En el grupo lucense ya son cuatro los equipos que bajan a Segunda por la caída de Preferente del Outeiro de Rei y el Escairón, y las posibilidades de que sean uno o dos más son altas porque la Residencia y el Viveiro también caminan sobre el alambre en la categoría superior. Es esta presumible riada lo que condena a tres equipos mariñanos a afrontar la última jornada con su permanencia entre interrogantes, a pesar de lucir puntuaciones de mérito que en anteriores campañas les hubieran servido para cerrar la competición de manera desahogada. El Valadouro, el Pontenova y el San Ciprián son los clubes de A Mariña en peligro. Disponen de una última oportunidad para ponerse a salvo de los arrastres. Los dos primeros se enfrentan en el campo de A Mina y los de A Veiga rendirán visita a un Foz ya ascendido a Preferente y con posibilidades de proclamarse campeón. «Confiamos moito en nós e tamén na profesionalidade e honestidade daqueles equipos que son xuíces e nada se xogan», apunta Dani Moirón, técnico pontenovés.
También el técnico del Valadouro tiene confianza plena en sus hombres «porque están demostrando que lles sobra carácter e ilusión». «Levan unha tempada chea de fatalidades e nunca se viñeron abaixo. Pase o que pase estarei moi orgulloso deles», subrayó Julio Castro.