jueves, 5 de abril de 2018

Una familia republicana, originaria de A Pontenova, que marchó al exilio huyendo de la Guerra Civil

.



El levantamiento militar y consiguiente golpe de Estado franquista en España provocó que, ya desde 1936, muchas familias huyeran de la guerra hacia países sudamericanos. A Cuba llegaron desde Galicia, entre otros, los jóvenes Oscar Dobarro Vidal, de Pontevedra, los coruñeses María Paz Abelenda Fernández y José Barbeito López y el ribadense José Amor y Vázquez. Los cuatro estudiaron en la universidad habanera en la que Barbeito se graduó como doctor en Medicina, Dobarro de Ingeniero Eléctrico, Abelenda como doctora en Farmacia y Amor y Vázquez en las tres especialidades antes citadas. Pero el exilio del ribadense vino motivado, además, porque su familia mantenía una intensa militancia republicana en el Frente Popular según el profesor Domingo Cuadriello. Sus propios tíos, Jesús y Juan Vázquez Gayoso, eran, al iniciarse la contienda, profesores de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Fueron destituidos y se marcharon, con sus padres y hermanos, a Cuba, Venezuela, México y Panamá.Jesús, que había nacido en A Pontenova en 1909, era diplomático del gobierno republicano y se fue a Cuba. Allí fue profesor y decano de la Universidad de La Habana donde en 1945 se casó con otra exiliada, Felisa Abad, y tuvo cinco hijos. Fue también Ministro de Exteriores y Plenipotenciario del Gobierno de la República Española en el exilio y, como tal, fue asignado a Venezuela hasta 1962 y luego a México. Su otro tío, Juan Vázquez Gayoso, se exilió en Panamá en cuya Universidad enseñó Derecho. Se casó con María Dolores Díaz Vázquez y tuvo tres hijos, Juan Miguel, Ana María y Rafael. Académico de la lengua y referente de estudios hispánicosA pesar de sus largos años de exilio, José Amor y Vázquez nunca perdió ni el afecto ni el interés por su familia ni por su tierra ni por su cultura. Según recuerda el profesor David Kossoff, fue de los primeros en tomar parte en las actividades de la Asociación de Estudos Galegos de Estados Unidos que extendió a Portugal, Brasil y a sus respectivas literaturas. Pero, sobre todo, dedicó su vida al estudio del mundo hispánico y sus literaturas, abrazando América y España. Por esa razón, sus libros y estudios ?que son una absoluta referencia en el mundo universitario y académico- abarcan lo colonial, con trabajos sobre Lasso de la Vega, el teatro antiguo español o la escritura del Nuevo Mundo; el mundo cubano, con publicaciones sobre Carlos Manuel de Céspedes o José Martí; lo contemporáneo, con ensayos sobre Sánchez Ferlosio, Delibes, Benjamín Jarnés, Moreno Villa, Aleixandre o Raúl J. Sender; las letras mexicanas; y la cultura gallega, con investigaciones sobre Rosalía o Valle Inclán de quién escribió un libro fundamental: sus publicaciones periodísticas anteriores a 1895. La intensa actividad como crítico e historiador del profesor Amor y Vázquez se complementó con el desempeño de diversos cargos administrativos en la Universidad de Brown relativos a director de residencias y de estudios graduados, consejero de estudiantes, coordinador general de enseñanza de lenguas extranjeras, etc. etc.Miembro activo de la ANLEEl profesor ribadense fue activo miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) fundada en el año 1973 por el lingüista español, exiliado en la ciudad americana de Nueva York, Tomás Navarro Tomás. La ANLE es la más joven de las veintidós que integran la Asociación de Academias de la Lengua Española. Algunos de sus ilustres académicos fueron, además de José Amor y Vázquez, los escritores Jorge Guillén, Ramón J. Sender, Ferrater Mora, Joan Corominas, Enrique Anderson Imbert, Ildefonso Manuel Gil o Eugenio Florit. En la actualidad está dirigida por el escritor y profesor Gerardo Piña-Rosales.