lunes, 5 de marzo de 2018

La ola de aire frío de Siberia llegó a A Mariña y dejó sin clase a niños de A Pontenova

.
Fuente: La Voz de Galicia


Tal y como se había predicho, la ola de aire frío de Siberia llegó a la costa lucense y al Occidente asturiano, y en la madrugada del martes al miércoles y, sobre todo ayer por la mañana llegó incluso a nevar al nivel del mar. Si bien apenas cuajó tímidamente en algunas zonas del litoral, conforme ascendías (el monte San Roque de Viveiro, por ejemplo) la nieve sí aguantaba.

En el casco urbano de Ribadeo, nevó desde las diez de la mañana hasta la una de la tarde, por momentos con cierta intensidad, pero los copos se fundían en cuanto tocaban el asfalto y solo cuajaban en algunas zonas de sombra. 

Fue nevisca en la costa, aguanieve en muchos casos, y nevadas más copiosas en algunos concellos del interior, como O Valadouro, Alfoz, Lourenzá y Mondoñedo, donde campos, montañas e incluso calles llegaron a ser cubiertas por la nieve. El frío y el hielo obligó a extremar las precauciones al circular por carretera. En Lourenzá se registró una salida de vía, sin heridos de consideración. 

En Ourol, según el 112, varios vehículos quedaron parados por la nieve, entre los que se encontraría un cortejo fúnebre. La carretera de Landrove a Ferreira fue la más afectada.En la autovía del Cantábrico, en el tramo de Abadín a Mondoñedo, las máquinas quitanieves trabajaron toda la madrugada del martes al miércoles, pasando las cuchillas y soltando sobre la calzada grandes cantidades de sal, centenares de toneladas. auNi en esta carretera, ni en la zona de A Gañidoira llegó a interrumpirse la circulación, si bien en la A-8 se obligó a reducir la velocidad, lo que ralentizó el tráfico. Aunque ya no nevaba, la situación se complicó por la tarde, por el intenso frío y el hielo que se acumuló en la calzada tras derretirse la nieve, con lo que los operarios de Conservación de Carreteras continuaron echando sal sobre la calzada. 

A las cinco de la tarde en el alto de O Fiouco se registraban dos grados bajo cero.Las bajas temperaturas y, singularmente la nieve, provocaron que se anulasen rutas del transporte escolar en zonas del interior de la comarca, con lo que un centenar de alumnos se quedaron sin poder asistir ayer a clase, según información de la Xunta de Galicia. Fueron dos del colegio de A Pontenova y otros dos del IES pontenovés; un alumno residente en O Cadramón que estudia en el Ceip de O Valadouro; cinco de Trabada, y casi un centenar de Mondoñedo, el municipio más afectado (30 del Ceip Álvaro Cunqueiro y 67 del IES San Rosendo). En el Occidente astur nevó en localidades como Vegadeo, donde hacía años que no se veía. En los Oscos y el interior nevó abundantemente.