domingo, 25 de marzo de 2018

El alcalde de A Pontenova, junto con otros más, protesta en la calle contra la reforma que certifica la supresión del área sanitaria de A Mariña

.

Fuente: La Voz de Galicia


Indignados y molestos regresaron los mariñanos que ayer madrugaron para viajar a Santiago con el objetivo de seguir de cerca el debate de la reforma de la Lei de Saúde. Vecinos, cargos políticos y miembros de la Plataforma na Defensa da Sanidade Pública da Mariña no pudieron acceder al interior del Parlamento, donde el PP aprobó en solitario la modificación, con un rechazo frontal de la oposición, que alertó del debilitamiento de la sanidad pública en beneficio de la privada.Mientras los mariñanos protestaban en la calle contra la reforma que certifica la supresión del área sanitaria de A Mariña, nueve alcaldes y algunos ediles de la comarca, además de miembros de la plataforma sanitaria y diputados, seguían el debate desde el hemiciclo. Eran los regidores de Trabada, Alfoz, O Valadouro, A Pontenova, Burela, Viveiro, Ourol, Ribadeo y Lourenzá.
Coreando A área da Mariña non se elimina, los que protestaban a las puertas del Parlamento intentaron sin éxito acceder al interior del edificio. La delegación de mariñanos ?que fletó un autobús y varios coches particulares? participó en la protesta convocada por el colectivo SOS Sanidad Pública, que aglutina a todas las plataformas en defensa de la sanidad pública. Algunos de los asistentes no podían ocultar su malestar tras conocer el acuerdo parlamentario.Concluida la protesta, una de las primeras decisiones adoptadas a mediodía fue la convocatoria de una concentración de protesta en Viveiro, para las ocho de la tarde y a las puertas de la casa consistorial. Tanto los alcaldes como los vecinos que se desplazaron a Santiago lamentaban ayer el rechazo de la Xunta a escuchar sus reivindicaciones. Defienden la necesidad de que A Mariña tenga área propia porque en la comarca viven más de 70.000 habitantes y porque la distancia al siguiente hospital de referencia ronda los cien kilómetros.
Hoy, a las 12 horas, volverán a repetirse ante los centros de salud y ante el Hospital da Costa las protestas que se suceden desde hace más de ocho meses. También algunos de los alcaldes que ayer se desplazaron a Santiago, manifestaron su intención de seguir reivindicando. El regidor burelense Alfredo Llano lamentó lo vivido: «Arrebatáronnos a área sanitaria, un dereito moi traballado e substitúena por un hospital de distrito». Como prueba de lo poco que le interesa a la Xunta A Mariña recordó que el Consello da Saúde no se reúne desde el 2009. «Aparte de desoír todas las reivindicaciones de A Mariña y las alegaciones, se acaban de cargar el área sanitaria», explicó la regidora viveirense María Loureiro, quien lamentó que ni fuera el conselleiro el que defendiera la reforma en el Parlamento.