viernes, 9 de febrero de 2018

Presentan en A Pontenova el libro Gorca Rete de la ourensana Montse Fernández

Fuente: Diario de Lemos


El presidente de la Diputación, Darío Campos Conde, participó este miércoles en la presentación del libro Gorca Rete, de la autora aurensana aunque afincada en A Pontenova, Montse Fernández Álvarez, que tuvo lugar en este Ayuntamiento por tratarse de una publicación que pone en valor el rural de dicho municipio pues la historia se desarrolla en los núcleos rurales de Bogo, Vilarxubín y Sampaio.

La publicación, que cuenta con una ayuda de la Diputación de 1.500 euros, posee en el mismo ejemplar una versión en gallego y otra en castellano; así como un CD narrativo con ambas versiones. Se trata también de una publicación participativa pues la autora invitó a niños que habían tenido vínculos con las localidades a la colaborar en las ilustraciones del libro.
Sinopsis de Gorca Rete

La novela infantil trata de la vida del fotógrafo Gorca Rete, que tras intentar fotografiar en Bogo a una corza pariendo, tropieza y sufre un accidente, en el que fallece y se convierte en duende.

Es entonces cuando el fotógrafo comienza a narrar la historia sobre la magia en los bosques situados en el ‘Triángulo de los Duendes’, que conforman las aldeas que rodean el río Reigosa: Bogo, Sampaio y Vilarxubín, en esta última es donde el fotógrafo duende finaliza su viaje colocado en un pedestal, convirtiéndose en una estatua para reivindicar el valor del rural, y promover la conservación de las villas.

A lo largo del viaje, Gorca retrata la actividad social en este triángulo mágico con personajes como el dueño de la taberna, Daniel do Pérez, las lavanderas de Ponte de Paradela, el gaiteiro Poldo, de Vilaeimil.

Montse Fernández

Montse Fernández Álvarez (Ourense), vivió su infancia en Calatayud. Inició sus estudios universitarios en Zaragoza, que finalizó en la USC, pasando por una estancia en Tromsø (Noruega).

Desde 2008 la escritora se asentó en A Pontenova junto a su familia, donde regentan la Casa do Fidalgo, situada en la parroquia de Bogo. Como su familia es descendiente del hidalgo, decidieron habilitar el pazo, que llevaba abandonado desde 1937, para acondicionarlo como una casa de turismo rural.

A parte de dedicarse a la escritura y a la hostelera, la autora también canta, toca el piano, el acordeón y la gaita.