miércoles, 28 de febrero de 2018

Charly (Sporting Pontenova) y Guilherme, compañeros en el fútbol sala y rivales en el fútbol

.
Fuente: La Voz de Galicia


Unidos por un escudo y enfrentados por otros dos. Compañeros un día y rivales al siguiente. Es difícil encontrar en el deporte mariñano un escenario tan atípico como en el que se mueven Carlos López Sampedro (San Martín de Oscos-Asturias, 1994) y Guilherme Cunha Silva (Sao Paulo-Brasil, 1996). Comparten camiseta y ambiciones en el Praias de Barreiros, equipo de la Preferente Galicia de fútbol sala, y también pelean por un objetivo común en el fútbol, pero con camisetas distintas. Charly rema a bordo del Sporting Pontenova y Guilherme lo hace en el CD San Ciprián, dos de los equipos involucrados en la lucha sin cuartel por la permanencia que se libra en el grupo lucense de Primera Galicia. «Ante todo somos buenos amigos», recalcan antes de empezar a desgranar su historia. La agenda de ambos echa humo. Sudan toda la semana. Patean el balón más chico los lunes, los miércoles, los jueves y los sábados (día de partido), y se calzan las botas de tacos el resto de los días de la semana. «Tengo pasión por el deporte, sobre todo por el fútbol, más que por el fútbol sala, y disfruto entrenando de lunes a viernes y jugando el sábado y el domingo», asegura el jugador del CD San Ciprián, afincado en A Mariña desde hace un año y que ya en Brasil compaginaba las dos disciplinas. Empezó a entrenar con el equipo de A Veiga a finales de la pasada temporada y el Praias de Barreiros lo reclutó este verano a raíz de un torneo disputado en el pabellón barreirense.
A Charly, sin embargo, a veces le supera tanto ajetreo. «Yo lo llevo algo peor, ya que también estoy preparando las oposiciones para bombero y las semanas se me hacen largas», confiesa el jugador asturiano, que se incorporó al Pontenova en diciembre del 2016, solo cuatro meses después de fichar por el Praias de Barreiros, y, como su compañero, también se divierte más sobre la hierba que sobre el parquéTal y como preveían cuando arrancó la temporada en curso, la meta que persiguen juntos contrasta con la que tienen por separado. El Barreiros busca el ascenso a Tercera División, y el San Ciprián y el Sporting Pontenova, la supervivencia en Primera Galicia. ¿Cuál ven más fácil? ¿Cambiarían una por otra? «Los ascensos son muy bonitos, se recuerdan toda la vida, pero los descensos son muy duros y también quedan grabados en la memoria. No sé.., creo que se van a dar las dos cosas», afirma Charly, al que, «como es lógico», no le importaría que la permanencia del Pontenova fuera a costa del descenso del San Ciprián. «Seguro que Guilherme lo entiende (risas)...», añadió antes de recordar que en los días previos al derbi en A Veiga, la única vez que se vieron las caras esta temporada, las bromas fueron constantes en el vestuario del Praias de Barreiros.