lunes, 26 de febrero de 2018

A Pontenova registró la temperatura más baja de A Mariña durante el fin de semana

Temperatura bajo cero. B.V.
Fuente: El Progreso


Una nueva ola de frío ha vuelto al norte peninsular, donde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado el aviso amarillo por la bajada de temperaturas también durante la jornada de este sábado, si bien el descenso ya se hizo notar desde primera hora de este viernes en la comarca mariñana. Los termómetros llegaron a caer hasta los cinco grados bajo cero en A Pontenova en torno a las ocho de la mañana y bajaron también de los cuatro grados negativos entre Lourenzá y Mondoñedo.

La humedad y los vientos provocaron casos en los que la sensación térmica era de al menos dos grados menos de los que marcaba el termómetro. Así, en la estación que Meteogalicia tiene en la localidad vivariense de Penedo do Galo, aunque el mercurio marcaba uno o dos grados, la sensación en determinados momentos del día era de menos tres, a las nueve de la noche. Algo similar ocurría en A Pontenova, donde al caer la tarde la temperatura era de 3,5 grados pero la sensación térmica de poco más de un grado.

Pese a la bajada de las temperaturas, la circulación por el Alto do Fiouco de la Autovía del Cantábrico (A-8) fue fluida y no se activaron avisos por niebla o heladas a lo largo de la jornada. Sin embargo, la estación meteorológica de Fragavella, muy cerca del tramo en Abadín, llegó a marcar una mínima de -3,1 grados.

La propia temperatura de la llovizna y la helada recogidas en este punto era de menos un grado.

Los pueblos de montaña de A Pontenova, cubiertos habitualmente por la nieve este invierno, experimentaron heladas pero no se formaron los copos que podrían recogerse este sábado en aldeas como Barreiros, Río de Campos y Fontangordo. Algunos mariñanos aprovecharán el fin de semana para esquiar en puertos como el asturiano de Pajares donde las temperaturas oscilaron este viernes entre los siete y ocho grados bajo cero.