viernes, 19 de enero de 2018

Los residuos generados en A Pontenova van para la planta de Barreiros

.
Fuente: La Voz de Galicia


El ser humano es una fuente creadora de desperdicios, y prueba de ello que es que cada mariñano produjo en los últimos doce meses (entre diciembre del 2016 y noviembre del 2017, puesto que del mes pasado todavía no hay datos oficiales) más de 420 kilogramos de residuos. Así se desprende de las estadísticas facilitadas por Sogama (Sociedade Galega do Medio Ambiente) sobre la basura recogida en las dos plantas de transferencia que existen en la comarca (Viveiro y Barreiros), y que dan servicio a todos los municipios mariñanos. En ese período, ambos complejos procesaron algo más de 29.300 toneladas (29.344,69) de la «bolsa negra», es decir, procedentes de los contenedores verdes, en los que hay que tirar desde restos orgánicos y pañales o compresas, a bolígrafos, papeles y cartones con manchas de grasa, lámparas, espejos o loza rota, pasando por cintas de vídeo y sonido, disquetes y cedes o juguetes de plástico. Además, las dos plantas trataron algo más de mil toneladas (1.080,89) de residuos de la «bolsa amarilla», en la que hay que depositar botellas de plástico que contuvieran alimentos (aceites vegetales, refrescos, agua, leche, salsas...), botes de plástico de productos de aseo o limpieza (gel de baño, champú, jabón líquido, limpiadores de hogar, suavizante...) o latas de conserva y refrescos, además de bricks de leche, vino o zumos; bandejas de porexpán, bolsas de plástico y otros envases de plásticos de aperitivos.Más residuos en BarreirosLa planta de Barreiros recoge habitualmente residuos de los municipios de Meira, Mondoñedo, Muras, A Pastoriza, A Pontenova, Ribadeo, Riotorto, Trabada y O Valadouro. En total, en los meses contabilizados procesó más de 18.240 toneladas (18.242,87) de residuos «negros» y «amarillos», mientras que la planta viveirense superó las 12.180 toneladas (12.182,71), correspondientes a los municipios de Cervo, Mañón, Ourol, O Vicedo, Viveiro, Xermade y Xove. Agosto es, con diferencia, el mes en el que más desperdicios se producenCon altos y bajos, en la comarca mariñana la recogida de residuos sólidos urbanos se mantiene más o menos estable a lo largo del año, pero se dispara los meses de verano, especialmente en agosto, cuando la población se multiplica debido a la llegada de turistas y veraneantes. De esta manera, en agosto del 2017 la planta de Barreiros batió récords al superar las 2.100 toneladas de residuos «negros» y las 70 de «amarillos». Un mes «normal», esas cifras se sitúan en unas 1.300 toneladas de los contenedores convencionales y unas 50 de los amarillos, según datos facilitados por Sogama.

Otro tanto en ViveiroUna situación similar se vivió en el complejo medioambiental situado en Viveiro, que el pasado mes de agosto contabilizó cerca de 1.330 toneladas tratadas (1.329,83) de residuos orgánicos y generalistas, y más de 48 (48,11) de residuos procedentes de los colectores amarillos.La recogida selectiva de la bolsa amarilla se implantó en Galicia en el año 1997 con el objetivo de reducir la producción y favorecer el reciclaje de envases utilizados en la comunidad para disminuir la contaminación medioambiental. De las plantas de Viveiro y Barreiros, los residuos son transportados a la planta de clasificación de Sogama, situada en Cerceda, donde se efectúa la separación mecánica de los distintos materiales, que posteriormente se prensan y se embalan por separado, antes de ser remitidos a la industria recicladora.