jueves, 4 de enero de 2018

Las dos farmacias de A Pontenova trabajan para 1.165 personas cada una

.
Fuente: La Voz de Galicia


Con la reciente aprobación del mapa farmacéutico de Galicia, a las 36 boticas de los quince municipios de A Mariña se sumarán dos, una en Burela y otra en Ribadeo. Población y dispersión son dos de los criterios que definen las licencias para despachos de medicamentos. Teóricamente, nueve de las farmacias mariñanas subsisten con menos de 1.500 clientes potenciales, otras diecisiete cuentan con entre 1.500 y 2.000; once están entre 2.000 y 2.300 y una supera los 3.300.Datos del Consejo General de Colegios Farmacéuticos indican que en Galicia hay una farmacia por cada 2.021 habitantes. La media mariñana se sitúa ahora en 1.985, pero bajará a 1.880 cuando la Consellería de Sanidade adjudique las nuevas de Burela y Ribadeo. Hipotéticamente, la que más clientes potenciales tiene en A Mariña es la de Xove, la única en un municipio de 3.342 vecinos. Y la que menos, la de Ourol, donde viven 1.016 personas, según el último censo. En Trabada hay una farmacia para los 1.117 vecinos censados. Sobre el papel, las dos de A Pontenova trabajan para 1.165 personas cada una. Tres boticas siguen abiertas en Mondoñedo, con lo que teóricamente cada una tendría una media de 1.240 clientes.También hay dos boticas en Barreiros, y cada una de ellas abre para una media de 1.474 clientes potenciales. En O Vicedo, con 1.747 habitantes, hay una farmacia; igual que en Alfoz, con 1.782 vecinos.Cuando se adjudique la nueva farmacia de Burela, cada una de las cinco con las que contará el municipio trabajará para un promedio de 1.904 ciudadanos. Cinco boticas hay en Foz, con lo que, en teoría, a cada le corresponderían 1.986 clientes potenciales. A las cuatro farmacias de Ribadeo se sumará en un futuro cercano otra, con lo que supuestamente cada una podrá atender a un promedio de 1.992 personas.Con un censo de 2.002 habitantes, en O Valadouro hay una botica. En el municipio de Cervo están abiertas dos, lo que en teoría les da opción a cada una a 2.137 clientes potenciales.Viveiro, el más habitado de A Mariña, cuenta con siete farmacias, con lo que hipotéticamente trabajan para una media de 2.221 ciudadanos cada una. Y en el municipio de Lourenzá hay una para un total de 2.224 vecinos. «Garantir unha atención farmacéutica eficiente»Con el nuevo mapa farmacéutico, la Consellería de Sanidade ha establecido «a delimitación territorial concreta en que poderán establecerse as novas oficinas». Todo con el propósito declarado «de que no nivel asistencial de atención primaria a cidadanía dispoña do número necesario de oficinas de farmacia para garantir un acceso rápido, oportuno e equitativo á atención farmacéutica que precisen». Para «garantir unha atención farmacéutica conveniente, oportuna e eficiente, e dada a súa condición de establecementos sanitarios de interese público», para autorizar la apertura de la quinta botica en Burela la Xunta ha aplicado el ratio de población, igual que en el caso de la parroquia ribadense de Santa María.

Gasto medio anualUn estudio citado por la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles indicaba que en Galicia el gasto medio por habitante en medicamentos y productos sanitarios financiados por el sistema público era de 246 euros en el 2014, más que el promedio nacional de 200 euros.Para que puedan seguir atendiendo a la población y para mantener ese servicio públicos, boticas que facturen menos de 12.500 euros al mes en recetas pueden pedir a la Xunta compensaciones que no llegan a 900 euros mensuales. Durante el 2016 quince farmacias gallegas solicitaron esa ayuda, según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos.