viernes, 8 de diciembre de 2017

La ruta del tren minero de A Pontenova a Ribadeo, un tesoro a potenciar

Antiguos almancenes de mineral en el cargadero de Ribadeo, punto final de la ruta en tren desde Vilaoudriz.

Fuente: Cadena SER
El concello de A Pontenova y la Diputación de Lugo organizan este sábado, 9 de diciembre, un acto para reclamar la finalización del proyecto de puesta en valor y recuperación de la línea del antiguo tren minero entre A Pontenova y Ribadeo, en la comarca lucense de A Mariña.
Un proyecto para la creación de una senda verde de más de 30 kilómetros que estaba aprobado, pero que de momento debido a la falta de fondos, solo se ha realizado en parte. Actualmente, la senda está abierta entre A Pontenova y San Tirso, en Asturias, y se restauraron los altos hornos y el cargadero en el puerto de Ribadeo, así como varios túneles de la vía férrea.
La convocatoria de la Diputación y el concello para este sábado consiste en una ruta en moto Vespa, con salida al mediodía de la Plaza dos Fornos, aprovechado que ese fin de semana en la localidad se celebra la Feria de Artesanía y Antigüedades que reúne a un buen número de expositores y visitantes.
Esta no es la primera vez que se reclama la finalización de la ruta. En mayo de este año el concello pontenovés y la asociación de Albións de ese municipio aprovecharon una concentración de senderistas para realizar otro acto reivindicativo en el que participaron los cuatro regidores de los municipios implicados. Pidieron que una vez que la crisis empieza a superarse se retome el proyecto para una senda que recorra la totalidad de la ruta del ferrocarril.

 

HISTORIA, PATRIMONIO Y MEDIOAMBIENTE EXCEPCIONAL

A principios del siglo pasado y hasta los años cincuenta, el municipio de A Pontenova, antes Vilaoudriz, tenía una actividad metalúrgica de relevancia a través de las explotaciones de la "Sociedad Minera de Vilaoudriz”.
Aparejado a la explotación minera se construyó un tren que siguiendo el curso del río Eo partía de las instalaciones mineras, cruzaba Trabada y San Tirso de Abres y llegaba al puerto de Ribadeo, desde donde se exportaba el mineral. Al poco tiempo el ferrocarril minero se aprovechó también para transporte de viajeros.
La antigua línea férrea, y la explotación minera, representa un patrimonio cultural de relevancia y además atraviesa zonas de gran valor paisajístico y medioambiental, todos los municipios que recorre forman parte de la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón.
De este atractivo fueron siempre conscientes los ayuntamientos que durante años reclamaron la puesta en valor. Sus demandas fueron escuchadas y en 2011 el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero aprobó un proyecto para la creación de una Senda Verde, con una inversión de 5,5 millones de euros.
Se iba a poner en valor el entorno de la industria metalúrgica y el tren con una ruta de 33 kilómetros. Hasta Ribadeo para presentar el proyecto se acercó el entonces director general de Sostenibilidad de Costa y Mar, Pedro Antonio Ríos, pero nunca se ejecutó al completo.