lunes, 11 de diciembre de 2017

Buenas noticias para la fábrica pontenovesa de IPV: retoma su actividad en parte

Instalaciones de la factoría especializada en carrocetas. AMA
Fuente: El Progreso
Una de las fábricas que más trabajo dio en la localidad pontenovesa, -ya que en ella trabajó medio centenar de vecinos hasta que entró en quiebra en varias ocasiones y fue liquidada a finales de 2012-, lleva meses retomando su actividad con una decena de trabajadores.

Así lo han confirmado, entre otros, el alcalde de A Pontenova, el socialista Darío Campos. Sin embargo, pocos en el municipio saben a qué se dedica concretamente en estos momentos la fábrica.

Fuentes próximas a la compañía, a falta de una confirmación oficial por parte de la empresa, aseguran que están trabajando en un proyecto por el que han de fabricar los chasis en los que se apoyan las compactadoras de los camiones de basuras.

La prudencia es máxima por lo que respecta a las declaraciones que salen de la compañía, a la espera de que los proyectos se concreten. Pero lo que sí es seguro es que la actividad se retomó hace ya unos meses y la noticia hace albergar esperanzas no solo a la alcaldía, sino a algunos de los antiguos trabajadores -unos 20 que tenía la fábrica en el último momento y que quedaron en el paro tras la liquidación-.

El proyecto del que se habló hace un lustro para construir vehículos que servirían para trabajar en la ampliación del metro de Venezuela finalmente no cuajó debido a la crisis que sufrió el país suramericano.

Por eso, las últimas informaciones apuntaban a que fabricarían piezas o incluso un camión entero para los servicios de recogida de basuras de algunos municipios de España con los que estarían negociando. Se trataría de un camión totalmente nuevo, diferente al de las anteriores carrocetas que fabricaba IPV y en él estaría trabajando la empresa que adquirió en 2013 las instalaciones, Interfama Automotriz España.

Uno de los compromisos que adquirieron en aquel momento los nuevos propietarios era el de volver a contratar a la plantilla que había, si bien muchos de ellos ya se han podido jubilar.