viernes, 3 de noviembre de 2017

A Pontenova entre los concellos de Lugo donde hay convenios de recogida de animales

.
Fuente: La Voz de Galicia 

Los ayuntamientos de la provincia que actualmente tienen convenios en vigor con sociedades protectoras de animales son 18. Los concellos de Lugo, Becerreá, Begonte, Castroverde, A PastorizaPortomarín Riotorto tienen acuerdos en vigor con la Protectora de Animales de Lugo. Los de Guntín, Castro de Rei, Guitiriz, Xermade, Abadín, Meira, A Pontenova y Barreiros lo tienen con la abierta recientemente en el municipio de Xermade. Hay tres -Cospeito, Monforte y Sober- que tienen sendos acuerdos con una firma de la provincia de Ourense, con sede en Xinzo de Limia.


La existencia de convenios es necesaria para que las protectoras realicen trabajos de recogida de animales, aunque hay ayuntamientos que eligen otra fórmula, consistente en acuerdos con clínicas o con empresas para la recogida y el posterior tratamiento. En esos casos se encuentran, por ejemplo, los ayuntamientos de Friol y de Outeiro de Rei.

El Concello friolense dispone de un acuerdo con una clínica veterinaria local. Si aparece un animal que cuenta con el correspondiente chip, se avisa al Servicio de protección de la naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil para que contacte con los dueños. Si no lo tiene, comienza un plazo de tres meses, pasado el cual el animal es sacrificado de no aparecer nadie interesado en su adopción. De todos modos, no se ha dado ningún caso en el que se llegase a ese extremo desde que se firmó el acuerdo, según explicó el alcalde, José Ángel Santos.
También con una clínica del mismo municipio tiene un acuerdo el Concello de Outeiro de Rei, en donde los dueños de animales con chip pagan una cantidad si sus animales se pierden y luego se los devuelven tras haber sido encontrados. El Concello de Rábade, por su parte, tiene un acuerdo con una empresa de A Coruña, que acude al municipio cuando se le notifica la necesidad de recoger algún animal.
El Concello friolense dispone de un acuerdo con una clínica veterinaria local. Si aparece un animal que cuenta con el correspondiente chip, se avisa al Servicio de protección de la naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil para que contacte con los dueños. Si no lo tiene, comienza un plazo de tres meses, pasado el cual el animal es sacrificado de no aparecer nadie interesado en su adopción. De todos modos, no se ha dado ningún caso en el que se llegase a ese extremo desde que se firmó el acuerdo, según explicó el alcalde, José Ángel Santos.
También con una clínica del mismo municipio tiene un acuerdo el Concello de Outeiro de Rei, en donde los dueños de animales con chip pagan una cantidad si sus animales se pierden y luego se los devuelven tras haber sido encontrados. El Concello de Rábade, por su parte, tiene un acuerdo con una empresa de A Coruña, que acude al municipio cuando se le notifica la necesidad de recoger algún animal