domingo, 29 de octubre de 2017

Una exposición recuerda a 2 pontenoveses fusildos: José M. Gallo Gallo y Ramón García Cal

.

El San Froilán nos citó con el pulpo, pero también con la Historia. Fueron muchos los mariñanos que durante las fiestas aprovecharon su visita a la capital para ver la exposición O Vello Cárcere. Da guerra á posguerra, prevista hasta el 5 de noviembre y coordinada por la investigadora Cristina Fiaño. La organización corrió a cargo de la Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica de Lugo, la Asociación para a Dignificación de las Víctimas del Fascismo y el Concello de Lugo. Una muestra para reflexionar, para profundizar en el pasado. Una muestra para descubrir la transformación sufrida por la vieja cárcel provincial, un edificio construido en 1887 -segunda prisión modelo del Estado- y hoy reconvertida en un centro sociocultural.
Una visita a la exposición permite descubrir que Viveiro, después de Lugo, fue el segundo concello de la provincia con más presos políticos en la cárcel provincial entre 1936 y 1940, con 197 detenidos, frente a los 489 de Lugo, según los datos recogidos por la investigadora María Jesús Souto. A través de las anotaciones del maestro ribadense Gregorio Sanz; las del diario del maestro y teniente de alcalde de Viveiro, Ángel Fraga Orosa, o los extractos de alguna carta de Emilio Timiraos Cervo, carpintero, secretario de la UGT y militante del PC de Viveiro.
En la muestra se recuerda la figura de Balbino Cerdeiras Rey, médico y alcalde de Viveiro fusilado en Lugo el 12 de mayo de 1937; Antonio Freije Freije, labrego y alcalde de Oscos (Asturias) fusilado el 27 de agosto de 1936; José María Gallo Gallo, maestro y alcalde gubernativo de Vilaodriz (A Pontenova) fusilado el 29 de abril de 1937; Juan Martínez Fernández, Cojo Barquillero, ribadense que enfermó de tuberculosis en la cárcel; Fernando Bellón Fernández, marinero natural de Asturias y vecino de Ribadeo ejecutado el 29 de diciembre de 1936; Benito López López, barbero ribadense; Ramón García Cal, niquelador vecino de A Pontenova... Son algunos de ellos.
Fuente: La Voz de Galicia