miércoles, 4 de octubre de 2017

A Pontenova baraja ampliar las medidas contra la sequía

.
Fuente: La Voz de Galicia


Cuatro meses se van a cumplir desde que la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Occidental decretase la prealerta por sequía en varios concellos de A Mariña. Barreiros fue el primero en tomar medidas, publicando el alcalde un bando en el que prohibía el riego de jardines particulares. Le siguió A Pontenova, recomendando hacer un uso responsable del agua y no usar la de la red pública para regar jardines, huertas, ni para lavar coches. Fueron los únicos, si bien la prealerta afectó a 23 concellos de la provincia, entre ellos los mariñanos de Lourenzá, Mondoñedo, Ribadeo y Trabada.
Cierto es que resulta improbable que pueda haber restricciones en concellos como Trabada o Ribadeo, porque se abastecen del río Eo, pero la Confederación Hidrográfica del Cantábrico explicaba ya en junio que la escasez de lluvias había provocado que los caudales circulantes por los ríos fuesen muy inferiores a los normales. Y añadía que si bien no estaba en riesgo el abastecimiento, a corto plazo podrían producirse «efectos ambientales negativos», por lo que pedía a los alcaldes que previesen la adopción de medidas como suprimir el riego de jardines o el baldeo de calles y el refuerzo de los controles del agua captada para el abastecimiento, cuya calidad podría mermar por el menor caudal.

En A Pontenova barajan ampliar las medidas ya adoptadas, ante el escaso o nulo éxito de las recomendaciones realizadas ya en junio. Pero es que el panorama no deja de empeorar en Galicia. Ayer la Oficina Técnica da Seca (OTS) de Galicia propuso decretar la situación de alerta por sequía en 19 de los sistemas de la cuenca hidrográfica Galicia- Costa. Ninguno de ellos está en la comarca de A Mariña, pero la sequía se extiende y el panorama es muy preocupante.