miércoles, 11 de octubre de 2017

A Mariña, pendiente también del cielo

.
Fuente: La Voz de Galicia


Las alcaldesas y alcaldes de A Mariña están muy pendientes del cielo (no solo ellos, también agricultores y ganaderos), ante la pertinaz sequía que está afectando también a Galicia. Ningún concello adoptó aún medidas drásticas ni restricciones, pero unos y otros están preocupados si en los próximos días no llueve, y los pronósticos esta semana no vaticinan agua.
El Concello de O Valadouro cuenta con tres redes de abastecimiento de agua municipales, interconectadas entre sí. Pero el incremento de población registrado en agosto, unido a la sequía que se arrastra desde hace meses, ya les hizo temer en verano que pudieran producirse problemas de suministro. De hecho, según explica el alcalde, Edmundo Maseda, dos de ellas, la de Ferreira y Budián, están achicadas y ante la posibilidad de que la de Santa Cruz no fuera refuerzo suficiente, hicieron gestiones en la Administración para poder utilizar el agua de las fuentes de A Silvosa (Vilacampa). Consiguieron autorización provisional, durante tres meses, para hacer allí una captación. El agua ya ha sido canalizada hasta el pozo de decantación de la traída de Santa Cruz.
«Unha auga magnífica»
El regidor señala que es un agua magnífica y con este aporte extra consideran garantizado el servicio. El objetivo ahora, señala, es aprovechar estos tres meses para tramitar todos los permisos necesarios para que la captación se a definitiva.
Desde el municipio vecino, Alfoz, señalaban «non hai problemas» de suministro por el momento. El arreglo de las fugas de la red colabora también a que se pierda menos agua.
En Lourenzá, desde la empresa que lleva la concesión del suministro, Espina y Delfín, explicaban que de momento no tienen tampoco problema, pero si continúa este tiempo, podrían presentarse. Algo parecido apuntaban desde Mondoñedo, donde sí observan que los niveles de agua están bajando en los diferentes puntos de abastecimiento: «Estamos controlándoo, pero a día de hoxe non é aínda alarmante».
En Burela y Cervo están muy pendientes de cómo evolucione el tiempo en los próximos días, al igual que en Ribadeo. En A Pontenova -más previsores- ya aconsejaron semanas atrás que no se desperdicie el agua.
En Viveiro de momento a la alcaldesa, María Loureiro, no le consta que haya problema alguno. Ha sido un verano de bastante calor, con poca lluvia, y aún más seco está siendo este inicio de otoño con temperaturas que no se recuerdan. Este 2017 es uno de los años con menos días de lluvia. En algunos concellos gallegos han tenido que adoptar ya medidas preventivas para ahorrar agua. Los cauces han mermado sensiblemente y las consecuencias pueden ser graves.