miércoles, 20 de septiembre de 2017

Teresa Barreira natural de A Pontenova, campeona de Galicia, de España y de Europa de BTT no pone límites a su meteórica trayectoria

.

Fuente: La Voz de Galicia

El ciclismo ha dejado de ser un hobby para Teresa Barreira (A Pontenova, 1976). Desde hace un par de años lo concibe como un modo de vida. Ni siquiera en las vacaciones se despega de la bicicleta de montaña sobre la que no deja de coleccionar éxitos. Y no éxitos cualquiera. Como colofón a un «año redondo» en el que ya se había proclamado campeona de Galicia de maratón y de Europa de ultramaratón, la corredora del Castropol Deporte viene de reconquistar el título nacional de maratón en máster-40, en un campeonato disputado en Alhaurín de la Torre (Málaga) donde cubrió en 4 horas y 11 minutos los 75 kilómetros del recorrido.
-¿Sabe tan bien este título como el primero que logró el año pasado en Cataluña?
-El del año pasado resultó más jubiloso para la delegación gallega porque las tres representantes en máster-40 copamos el podio. Este también deja un buen sabor, claro que sí, pero la euforia no fue la misma. Además, a diferencia del año pasado, esta vez iba con muchas más esperanzas de poder ganar. Lo que me supo a gloria fue el octavo puesto que conseguí en la clasificación general.
-En Alhaurín de la Torre la competencia fue mayor.


-Así es. Las bikers andaluzas tienen buen nivel y muchas no participaron el año pasado en el campeonato de Cataluña
-Su temporada fue épica.
-Un año redondo, sí. Ganar el campeonato autonómico me hizo mucha ilusión, pero lo máximo fue ganar el Europeo de ultramaratón. Fue en julio y se decidió en una carrera en Cataluña que se llama Pedals de Foc, considerada como una de las más duras del mundo. Es de 213 kilómetros con un desnivel acumulado de 6.200 metros. La acabé en casi 15 horas y en unas condiciones meteorológicas bastante desfavorables.
-¿A quién van dedicados todos estos triunfos?
-Todas mis victorias están ligadas a las personas que están a mi lado en el día a día. A mi marido, que me acompaña y me motiva en los entrenamientos; a mi equipo (Castropol Deporte) y la tienda Pillabikes de Ribadeo, que me apoyan con material deportivo: a la federación gallega, por confiar en mí para formar parte de la selección; y a todas mis compañeras del BTT gallego.
-Ya solo le queda ganar un Mundial. ¿Irá al próximo?
-Eso mismo me dice todo el mundo. Si se me presenta la oportunidad, me veo con fuerzas y consigo apoyos..., por probar que no quede.
-¿Dónde y cuándo empezó su afición por el ciclismo?
-Desde que me trasladé a Ferrol por motivos laborales hace unos siete u ocho años. Empecé a participar en raids de aventura con el Club de Montaña Ferrol y ahí descubrí que se me daba bien la bicicleta. Hace tres o cuatro años empecé a entrenar más en serio, hace dos decidí probar suerte en los distintos campeonatos autonómicos de BTT y a día hoy no concibo mi vida sin la bici. Me encanta, disfruto andando en bici. Mis vacaciones no son en la playa, de crucero o visitando monumentos, las dedico a hacer rutas en bicicleta y muchas veces en el extranjero.