miércoles, 23 de agosto de 2017

A Pontenova superou os 32 grados na xornada do lunes

Bañistas en la playa de Area. J. M. PALEO

Fuente: El Progreso

La comarca registró este lunes una notable subida de temperaturas con máximas que en las playas rondaron los 25-27 grados y que se hicieron más llevaderas gracias al predominio de los vientos refrescantes de componente este. Mientras tanto, en los concellos del interior y en las zonas altas el calor fue intenso, llegando incluso al bochorno, superando el mercurio en varios puntos y estaciones meteorológicas los 30 grados. Este calor animó la presencia de bañistas en las playas, que sin embargo no se abarrotaron y contaron con algo menos de visitantes que el puente pasado. El buen tiempo y el calor también se dejó sentir en las terrazas, que sobre todo a última hora de la tarde notaron la presencia de clientes.


Según los datos registrados en las estaciones de Meteogalicia la diferencia de las temperaturas máximas entre las localidades costeras y del interior llegó a ser el lunes de hasta casi 10 grados. Así, mientras en la estación meteorológica de Foz la máxima registrada por Meteogalicia fue de 23,2 grados, en A Pontenova y en A Fraga Vella se superaron los 32 grados. Tanto en las estaciones de Pedro Murias de Ribadeo como en la de Foz los termómetros rondaron los 24 grados y en Penedo do Galo (Viveiro) se superaron los 29. Especial atención a la estación del Monte Castelo de Burela (situada en una zona elevada sobre la localidad) que marcaba sobre la media tarde 29,9 grados, mientras que en la playa de O Portelo, casi al pie del monte, la temperatura era de unos 25 grados.

Para el martes las temperaturas en los municipios del interior descenderán varios grados, mientras que en las localidades costeras se mantendrán o incluso podrían subir ligeramente sobre todo por la mañana, impulsadas por vientos suaves del suroeste.

Estos vientos por la tarde rolarán a componente norte lo que refrescará un poco el ambiente, una bajada de temperaturas que se acentuará el miércoles y que se dejará sentir sobre todo el jueves.

PLAYAS. El buen tiempo, con el cielo totalmente despejado por la mañana y prácticamente hasta el final de la jornada, atrajo a cientos de bañistas a las playas. Salvo en lugares muy protegidos no hubo sensación de bochorno sino de una temperatura muy agradable .

El sol propició además el baño en las aguas mariñanas. En todas las playas la temperatura del mar superó los 19 grados y en algunas los 20, que es una muy buena marca para estas fechas. Sin embargo las temperaturas poco a poco se van alejando de los 21 grados de los que se pudieron disfrutar durante prácticamente todo el mes de agosto.

La situación del mar fue además buena con predominio de banderas verdes lo que propició en general baños tranquilos, aunque en algunos arenales los socorristas optaron colocar la bandera amarilla para prevenir que los bañistas fuesen arrastrados por posibles corrientes.

INCIDENCIAS. El buen tiempo hace que las playas mariñanas estén muy concurridas y es frecuente que se produzcan pequeñas incidencias como las sucedidas en el arenal de Esteiro, en Xove, donde, con bandera amarilla, el mar arrastró hacia unas rocas a una lancha hinchable y el socorrista tuvo que acudir en ayuda de sus ocupantes, aunque restó importancia a la intervención. El domingo por la tarde los servicios sanitarios acudieron a la playa de Covas a atender a un hombre que se sintió mal y ese mismo día en el arenal urbano de Burela un socorrista sacó del agua a dos niñas a las que arrastraba el mar.