martes, 4 de julio de 2017

Ninguna parroquia de A Pontenova incluída en las de alta densidad incendiaria

.


En torno al 15 % de los incendios forestales se concentran en un puñado de localidades en las que o bien se producen muchos fuegos o son especialmente virulentos. Cuando un territorio entra en una de estas dos categorías la Consellería de Medio Rural lo declara como Parroquia de Alta Actividad Incendiaria (PAAI), lo que supone que a partir de ese momento estarán vigilados con lupa, tanto concentrando en ellos las operaciones de vigilancia y disuasión como controlando de manera exhaustiva todas las ayudas públicas concedidas y prohibiendo autorizaciones extraordinarias para la práctica del pastoreo en los terrenos quemados.
La creación de las PAAI fue la gran novedad del Plan de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais (Pladiga) en el 2014. La Xunta quiso así concentrar sus esfuerzos en aquellas parroquias que acumulan una media anual de siete o más fuegos en los últimos cinco años o que sufrieron dos o más episodios devastadores en los últimos diez años con más de 200 hectáreas arrasadas en cada uno de ellos. Ese primer año de aplicación de la nueva normativa para las localidades con más riesgo se confeccionó un listado con 81 parroquias, las mismas que el ejercicio siguiente. En el 2016 fueron 67, catorce menos, pero este año esa cifra ha vuelto a elevarse y se ha situado en las 73, un 9 % más.