martes, 16 de mayo de 2017

Estoy obligado a volver a A Pontenova (Vicente Aranda)


Fuente: miguelpesca.com

Tengo una deuda con A Pontenova. Estoy obligado a volver.

(Vicente Aranda, Seleccionador Nacional de Pesca y Campeón del Mundo)

El sábado día 29 de abril por la tarde, junto con mi mujer, llegue al hotel San Briz

de A Pontenova y me dirigí a un grupo de personas que se encontraban en la puerta, me presenté y pregunte por Miguel, así empezó todo. Solo con la atención y la amabilidad que nos prestaron automáticamente nos sentimos como uno más, no éramos unos extraños que llegaban, muy al contrario, parecía que nos conocían y que pertenecíamos al grupo.
Increíble el recibimiento y acogida que por vuestra parte recibí. No tengo palabras para describir lo que, por desgracia, en un único día en el que estuve pude sentir.  No voy a nombrar a nadie ya que el olvidarme de alguien parecería una falta de respeto en la que no deseo incurrir.
Cuando en la cena me dijeron “lo que necesites no dudes en pedirlo” no me esperaba que os fuera a necesitar tan pronto.No conocía el río Eo ni el Rodil, al que me llevaron a pescar en la mañana del día siguiente, pero debo de decir "que preciosidades, tenéis una joya".
Desafortunadamente pocas horas antes del acto institucional debí de volver a Valencia con urgencia, y solo recordar lo que la organización se desvivió para atender a mi señora en unos muy malos momentos me emociona.
 No sabéis cuanto os lo agradezco.
No pude tener el honor de recoger la distinción que con generosidad me brindabais, y esa es una deuda que tengo con vosotros.
Tened por seguro y no lo dudéis, que la Trucha de Oro de A Pontenova es el trofeo que me ha llegado más al fondo de mi corazón, las medallas y reconocimientos institucionales van implícitos en la competición, pero que un colectivo de personas, que trasmiten un amor por la pesca como el que tenéis vosotros, te reconozcan un trabajo que ha costado tanto llevar a lo más alto, es lo más bonito, sincero y duradero. Verdaderamente, os voy a llevar en el corazón y os prometo tener la Trucha de Oro en un lugar predominante dentro de mi vitrina de trofeos.
A la directiva del CIT, instituciones y a todas aquellas personas que con su trabajo han logrado llevar a buen término esta edición de la fiesta, mi más sincera enhorabuena por el trabajo bien hecho.
Os pido ya una plaza para poder asistir el año que viene al Concurso de Mosca, como un simple pescador más, y de esa manera poder poner un granito de arena para que vuestra fiesta siga creciendo.
De igual manera, hacedme conocedor de vuestras inquietudes y, si me necesitáis para algo, dad por hecho que en lo que de mi dependa estará concedido de antemano.
Muchas gracias a todos, ha sido un gran placer haberos conocido y deseoso de todo corazón de contar con vuestra amistad.
Vicente Aranda, Seleccionador Nacional Campeón del Mundo