miércoles, 17 de mayo de 2017

El Estado posee 256 propiedades en A Pontenova

Resultado de imagen de concentración parcelaria

La Dirección General del Patrimonio del Estado del Ministerio de Hacienda tiene registradas alrededor de 760 propiedades en la provincia, que incluyen desde macroedificios (como los centros penitenciarios de Monterroso o Bonxe) hasta pequeñas parcelas que quedaron de las concentraciones parcelarias, como en el caso más extremo de A Pontenova, con hasta 256 fincas.
El inventario se ha hecho público en el Congreso, y el Gobierno recuerda que por valor contable de los inmuebles y parcelas ha de entenderse el de la adquisición y las mejoras e inversiones que tuvieron lugar en el mismo. Pero ante tal cantidad de propiedades, el Gobierno señala que en el caso de desconocer los valores, y siguiendo las instrucciones del Tribunal de Cuentas, se adopta el catastro como valor contable. Aun así, en algunas propiedades todavía está por perfilar correctamente el valor, que están cotejando y depurando datos.
Si analizamos los grandes edificios que mantiene el Estado en la provincia, la mayoría son las casas cuarteles distribuidas en diversos concellos. Los valores de las propiedades varían, especialmente si las instalaciones son viejas o modernas. Por ejemplo, el cuartel de Monterroso tiene un valor contable de dos millones de euros, ya que estrenó hace pocos años nuevas instalaciones.
El Estado conserva importantes propiedades en la capital, relacionadas con la Guardia Civil, la Policía, Fomento y el Gobierno. El edificio con mayor valor (ocho millones) es el sindical, que comparten sindicatos, Xunta, el Ministerio de Empleo y organizaciones empresariales. El otro bien estatal con alto valor es el conjunto que forman Biblioteca y Archivo Provincial, aunque la gestión de ambos es de la Xunta. Además, el Estado paga alquileres por el uso de instalaciones Fuera del ámbito de la capital, los edificios más destacados que sostiene el Estado son los tres paradores y sus edificios adyacentes, los dos penales, los edificios sindicales, los inmuebles policiales (en el caso de Monforte, tiene los solares, ya que en la actualidad está en un local alquilado de 700 metros) y el museo de Viladonga.
Al margen del casi centenar de edificios que mantiene el Gobierno, el 75% de las propiedades estatales en Lugo son fincas, solares y parcelas de todo tipo que quedaron libres de las concentraciones parcelaria. Los casos más llamativos son A Pontenova (256, la mayoría en Conforto, Vilameá y Vilaboa), Castroverde (25), Lourenzá (24), Mondoñedo (82), Pol (17), Riotorto (69), Trabada (29) y Vilalba (31, Santaballa). Las fincas varían en dimensiones y valores. Así, en Xudán (A Pontenova), hay una de 14.765 metros cuadrados con un valor de 26 euros. O en Espasande (Riotorto) hay una finca de 23.365 metros con un valor de 47 euros. Buena parte de estas parcelas son las que quedaron sin reclamar tras el paso legal de 25 años y Hacienda acaba siendo su dueño. «Hai algunha finca de valor, pero a maioría son peñascos, montes abandonados. Galicia ten o 40% das terras improdutivas e por exemplo o Estado debería ofrecer estar fincas a precios baixos aos donos das colidantes para que podan poñelas en valor», explica el exedil de Riotorto, José García, que vivió las parcelarias de los años ochenta.
Fuente: La Voz de Galicia