lunes, 6 de febrero de 2017

Sólo A Pontenova y Ourol se libran de la plaga de la patata de la polilla guatemalteca

Fuente imagen y texto: La Voz de Galicia
Toda A Mariña, excepto Ourol y A Pontenova, aparece en el último mapa del Ministerio de Agricultura de zonas afectadas por la plaga de la patata de la polilla guatemalteca. El decreto para combatirla que prepara el Ministerio de Agricultura y que está siendo sometido a consultas (se ofrece más información en la página 31 del diario) provoca incertidumbre entre los productores, tanto los profesionales como entre quienes la cultivan para autoconsumo. Las palabras del director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación del Principado, Jesús Casas, no hacen más que avivar las dudas: «El borrador de ese decreto dice que en las zonas de alta afección hay que ordenar su retirada. Hoy por hoy la gente puede seguir su vida normal, pero a corto plazo ocurrirán cosas y habrá que levantar los cultivos. El vecino es el que decide, pero es razonable que digamos las cosas».
El ribadense Eugenio García, uno de los principales productores de patata en A Mariña, ya jubilado de su actividad, pero que algún año llegó a producir unos 200.000 kilos de patatas, reconocía en declaraciones a La Voz que es la primera vez que a estas alturas de año aún no ha comprado la semilla (la explotación la lleva ahora su mujer). «Se non van tomar medidas, pois non nos teñen que explicar nada, pero se van a prohibir o cultivo, canto antes o fagan mellor... porque senón que fas? Se despois as vas ter que retirar, plantas ou non plantas patacas? Van indemnizar a quen as teña plantadas?»
Son dudas que se extienden al grueso de productores que están al tanto de la plaga. Hay varios concellos (Viveiro, Xove, Cervo, Foz y O Valadouro) donde la Xunta ya decretó una cuarentena hace meses, para que las patatas no saliesen de esos municipios. Pero el efecto de la plaga ya alcanza a casi toda A Mariña. En Asturias se cree que entró precisamente desde Galicia y parece que están yendo un paso por delante. El Principado ya envió a la Xunta su propuesta de medidas transitorias para aplicar en tanto Agricultura no aprueba su decreto, entre allas desaconsejando el cultivo, imponiendo un exhaustivo control sobre los almacenes, haciendo inventario de todas las plantaciones, etcétera.
Ayer, Antonio Villarino, coordinador comarcal del Sindicato Labrego Galego, reconocía la gravedad de la plaga que afronta Galicia, ante el riesgo de que se extienda. El SLG está valorando el borrador del decreto del Ministerio de Agricultura y la semana que viene, con la COAG, aportará sus valoraciones. Ayer, Villarino apuntaba: «Neste momento non hai nada definitivo. O risco de labrar agora as patacas é que se vai adiante o decreto tal e como está redactado o borrador, se aparecera a praga, non se podería volver a plantar pataca nesa terra durante dous anos. E habería que destruír as patacas infestadas. O propio borrador fala da posibilidade de indemnizar aos produtores (en Asturias y Galicia ya se hizo, pagando a 30 céntimos el kilo), pero moito máis aló non vai. Que hai que facer? É unha decisión persoal de cada un».
«É innegable que hai un problema e hai que tomar medidas. Ai que ser moi claro: o importante é erradicar a praga agora que estamos a tempo», concluyó Villarino.