jueves, 16 de febrero de 2017

Los vecinos de San Tirso tienen que ir a la gasolinera de A Pontenova

Fuente texto e imagen: La Voz de Galicia
El pasado mes de agosto cerró al público la gasolinera de San Tirso de Abres, ubicada junto a la carretera nacional 640. Su último gestor decidió dejar el negocio y ahora Repsol trata de buscar uno nuevo para que la reabra. Ha pasado medio año y el cierre ya está suponiendo un verdadero trauma para los vecinos del concejo.
La estación de servicio garantizaba combustible para miles de conductores, de vecinos y para la veintena de ganaderías que hay en el concejo. Sus dueños tienen que ir ahora con sus tractores y maquinaria agrícola a otras localidades para repostar. Tienen dos opciones: recorrer los 15 kilómetros que separan San Tirso de Vegadeo o los 13 que hay hasta A Pontenova. Pero a esta consecuencia también hay que sumar otra muy importante. Los vecinos de la localidad lamentan que, desde el cierre, el pueblo ha perdido vida. «Aquí había gente desde por la mañana, cuando abría, y hasta la noche. Ahora hay mucha menos. También teníamos más iluminación, pero ahora es todo una tristeza», señala María del Carmen Santamarina, vecina del pueblo.
«Ha sido un bajón para lo que no estábamos preparados», dice su marido, Manuel Espina.
Los dos viven justo en frente a la gasolinera, que cada semana presenta un estado más lamentable. Parece una instalación fantasma debido a su falta de limpieza y a que la maleza cada vez crece más.
El Ayuntamiento de San Tirso de Abres ha mostrado su preocupación y acaba de mandar una carta a Repsol para que agilice los trámites para su reapertura.