jueves, 9 de febrero de 2017

La plaga de la patata, sembrada de dudas

Fuente texto e imagen: La Voz de Galicia
Las incógnitas en torno a la plaga de la Tecia solanivora se multiplican y productores (la mayoría para autoconsumo) y comercializadores (tanto del tubérculo como de productos relacionados con su cultivo) urgen a Xunta y Gobierno central a concretar las medidas para su erradicación. La única certeza es que la Consellería de Medio Rural impide el movimiento de patatas fuera de los municipios de Ferrol, NarónNedaValdoviñoSan SadurniñoA CapelaFeneMugardos, Ares, CabanasOrtigueiraMañón y As Pontes, en la provincia de A Coruña; O VicedoViveiro, Xove, CervoBurelaFoz, Barreiros, RibadeoTrabada, Lourenzá, MondoñedoAlfozO ValadouroOurolAbadínA PastorizaRiotorto y A Pontenova, en la de Lugo.
¿Qué hacer con las patatas que ya están plantadas?
De momento, los patatales seguirán creciendo con normalidad. En las zonas costeras de los municipios en cuarentena es frecuente realizar una primera plantación de este tubérculo a lo largo del mes de enero (en algún caso se adelanta incluso a finales de diciembre, en función de las condiciones meteorológicas) que se recolecta entre mayo y junio. Tanto quienes cultivan para autoconsumo (el 98 % de la producción) como los pocos profesionales del sector en la zona han realizado ya una primera inversión con la campaña tempranera.
¿Multarán a quienes planten en los municipios en cuarentena?
La Consellería de Medio Rural ha publicado la relación de municipios afectados por la plaga y ha anunciado que el Ministerio de Agriculturaaprobará en breve un decreto que, previsiblemente, prohibirá la plantación de patatas en la zona afectada durante dos años. Pero hasta ahora se desconoce el contenido exacto de la norma, por lo que nadie puede ser sancionado por plantar. Eso sí, la Xunta recomienda no hacerlo, y así lo trasladaron ayer a los numerosos vecinos que se interesaron por este asunto en las oficinas agrarias comarcales.
¿Habrá compensación económica si hay que retirar la producción?
Tanto el eventual régimen de sanciones como las posibles compensaciones económicas, en caso de que un productor se vea obligado a levantar su patatal, se conocerán en cuanto el Gobierno central apruebe el decreto. Desde hace casi dos años, Medio Rural limita el movimiento de tubérculos al territorio donde ha sido declarada la plaga y abona 0,30 euros por cada kilo de patata infestada inmovilizada. Todo para tratar de frenar la propagación de la plaga, algo que no se ha conseguido, puesto que en menos de dos años se ha extendido desde los tres concellos iniciales a los 31 de hoy.
¿Cómo actuar ante la sospecha de que una patata está infestada?
Cuando un productor detecta una anomalía en la patata debe notificarlo a la oficina agraria para que personal técnico la analice. Las pruebas permitirán saber si se trata de la plaga de la Tecia solanivora u otra, como la Epitrix similaris Gentner, un coleóptero que daña el tubérculo, pero también el tomate o la berenjena. Si se verifica que están afectadas por la polilla, las patatas se inmovilizan hasta que la Administración las retire para su destrucción. En ningún caso se pueden tirar en el monte ni depositarlas en un contenedor, puesto que así se disemina la plaga (a través de las larvas). La alternativa pasa por cavar una fosa de medio metro de profundidad y enterrar los tubérculos dañados con cal.
¿Cómo se desarrolla este insecto que se alimenta del popular tubérculo?
El ciclo de este insecto dura entre 41 y 95 días, en función de la temperatura. Comienza con la puesta de huevos (de 200 a 500 por cada ejemplar) en las patatas o cerca. Tras el período de incubación, de 5 a 15 días, eclosiona, y la larva, de 1,5 milímetros y color blanco, penetra en el tubérculo y se desarrolla en su interior destrozándolo. Entre 15 y 29 días más tarde, la larva abandona la patata con un tamaño de 16 milímetros y color verdoso, que se torna rosado, y forma un capullo de seda, donde surge la pupa, estadio previo al de adulto.

No hay comentarios: