domingo, 29 de enero de 2017

« 30 años no es nada...» por Santiago Coladas



Con motivo del 30 cumpleaños de la Cadena Cope de la Costa, esta emisora de radio editó un libro este mes en el que un vecino de cada una de las localidades de A Mariña Lucense y del Occidente Asturiano repasaban la evolución de sus propios municipios. En A Pontenova contaron con la colaboración de Santi Coladas que aquí os dejamos:

Decía Carlos Gardel en su tango «Volver» que 20 años no es nada, pero yo voy más allá y me atrevo a decir, aún a costa de sumar un decenio más, que 30 años no es nada.
Corría el año 1986 cuando el Ayuntamiento de A Pontenova (topónimo recién estrenado pues hasta 1984 este municipio se denominaba Puentenuevo) tenía más de 4.300 habitantes y una economía próspera, basada principalmente en el sector primario y en la industria mecánica y de transformación. Lejos quedaban ya los tiempos donde la minería con la explotación de yacimientos de limonita suponían la principal fuente de riqueza de un concejo que poco a poco iba dejando atrás un pasado del que tan sólo quedan como testigos mudos e imperturbables sus afamados «fornos» que cada año en las fiestas patronales se encienden como recuerdo de una época que supuso el nacimiento de lo que hoy es A Pontenova, por cierto, fruto de la fusión de los ayuntamientos de Villameá y Villaodrid allá por 1963.
La fábrica de carrocetas, conocida como IPV, junto con Industrial Recense, eran la referencia industrial de la zona, no sólo por los numerosos puestos de trabajo que generaban si no también, en el caso de IPV, por la relevancia de los vehículos que construía y que se vendían por toda la geografía nacional y más allá de nuestras fronteras siendo latino-américa unos de los principales destinos. Lástima que estas empresas corriesen suerte bastante dispar.
Eran tiempos donde, con la democracia ya asentada, iban surgiendo en la villa inquietudes de diversa índole, en el ámbito deportivo ya jugaba por toda la provincia, y de que manera, el Sporting Pontenova con jugadores locales que en estos tiempos de más oportunidades aspirarían a cotas mayores. También llevaba unos cuantos años animando la vida socio-cultural el Centro de Iniciativas Turísticas con numerosas actividades entre las que destacaba (y aún hoy lo hace con más ímpetu si cabe) la «Festa da Troita» que en 2017 cumplirá su 39 edición, llevando con orgullo el merecido galardón de «Fiesta de Interés Turístico Autonómico».
En lo político el ayuntamiento estaba dirigido en aquellas fechas por Enrique Fernández González, alcalde histórico que a la postre estaría al frente del consistorio durante más de 20 años.
En la década de los 80 merece mención especial la importancia que para esta comarca tuvo el río Eo, uno de los más salmoneros de Galicia y que año tras año atraía (ahora lo hace en menor medida) a cientos de pescadores en la temporada de pesca lo que contribuyó a darle publicidad al pueblo y lo convertía en destino turístico y deportivo, cosa que ayudó a que en esos años el sector hostelero jugase un papel también determinante en la economía local.
Pero con el paso de los años y la llegada a las zonas rurales de la crisis demográfica a la que este municipio no fue ajeno, la población fue a menos a pesar de que los servicios iban a más. Sirva como dato contundente que en los últimos 25 años el descenso demográfico fue del 40% hasta llegar a una población (según datos del año 2015) de 2.470 personas. La agricultura y ganadería dejaron de ser tan importantes como antaño ya que no había gente para atender esos trabajos y la fábrica de carrocetas vivió un declive notable hasta su cierre definitivo del que ahora parece resurgir con el nombre de Buxo.
Sin embargo celebrábamos la construcción del instituto de secundaria, el arreglo de la plaza dos Fornos, la puesta en marcha de la piscina municipal, las ventas de las primeras parcelas del polígono industrial e incluso el arreglo de la carretera nacional 640 que supuso un gran avance y acortó distancias con Lugo o Ribadeo.
El cambio estético que en los últimos años experimentó el núcleo urbano fue notable lo que hace que a día de hoy sea una población con un gran atractivo turístico.
Pasados los años y con el cambio de siglo, también los pontenoveses decidieron cambiar de alcalde en favor de Darío Campos, quien desde el 2007 (y hasta la actualidad) dirige el ayuntamiento y en cuyo mandato se produjo uno de los hechos más relevantes de la historia de A Pontenova, más por lo emotivo que por otra cosa, que no fue otro que la demolición del puente que dio nombre al municipio y que unía las dos orillas del Eo para construir una pasarela peatonal. Corría el año 2010.
Hoy el comercio vuelve a jugar un papel predominante en el día a día de este pequeño «concello» a quien se une una fuerte industria maderera y donde destaca por sus orígenes y por su positiva evolución la fábrica Industrial Recense, quien supo sortear con acierto las dificultades económicas globales para convertirse en un referente nacional en su sector y siempre apostando por mano de obra local.
Queda mucho por hacer y mucho por vivir, pero el futuro de este pueblo está asegurado mientras sus gentes sigan trabajando con el ahínco con que lo llevan haciendo toda su vida.

Decía José Ramón Ónega (Presidente de Honor del Centro Gallego de Madrid, y casado con una pontenovesa) en su libro Pasado, Presente y Futuro de A Pontenova que se editó en 1986, unas palabras que si bien datan de hace 30 años bien valen para poner colofón a este relato: «Déjenme volver a Pontenova dentro de muchos años para contemplar la obra de Dios en los espejos del Eo, y en las onduladas formas de estos valles verdes y frescos, silentes y antiguos. Porque aquí, señoras y señores, está Dios con los hombres».




2 comentarios:

Fraga de Reigadas dijo...

La crisis del despoblamiento de A Pontenova, no es debida al cierre de esta empresa, aportan mucho al pueblo, eso sí es verdad, pero la gran mayoría vive fuera del pueblo, e incluso en otras ciudades. A Pontenova en si misma no se sostiene, eran los pueblos los que hacían el grueso de la economía, la agricultura y ganadería están desapareciendo por completo, cada explotación que el titular llega a la jubilación ya cierra. Respecto al turismo decir que los sábados y domingos está todo cerrado por la tarde, casi no queda dónde tomar un café, parece un pueblo fantasma. A Pontenova ingresó en la UCI, y su estado es de coma irreversible.

perolitos dijo...

Cantos anos fai que pechou a Xolda? Que recordos das festas de noitevella, dos concertos....