jueves, 29 de diciembre de 2016

La comarca de A Mariña pierde 5.000 habitantes en veinte años

El envejecimiento de la población es una de las causas del descenso de habitantes. SEBAS SENANDE (AEP)

La comarca mariñana ha perdido 5.071 habitantes en las dos últimas décadas. El despoblamiento del rural en Galicia es uno de los grandes problemas que afecta a la comunidad. La caída del 6,5% de la población mariñana, que tenía en el año 1996 a 78.945 personas censadas y que ha pasado, en el año 2015 -los últimos datos de los que dispone el Instituto Galego de Estadística (Ige)- a 73.874, muestra a las claras la problemática que afecta a la Costa de Lugo, igual que a muchas zonas rurales de Galicia. 

Dentro de la comarca mariñana, también hay migración. Los concellos costeros acumulan el 78% de la población, mientras que los ayuntamientos del interior se desangran y son los que más habitantes pierden. Son los casos de Ourol, Trabada, Riotorto, A Pontenova y Mondoñedo. Estos cuatro municipios acumulan caídas superiores al 28% de sus residentes, y en el ourolés el descenso llega al 36%, el que más ha perdido en las dos últimas décadas. Este municipio apenas sobrepasa los 1.000 habitantes en 2015 (1.055). 

Los grandes concellos son los que incrementaron su población, como el de Burela, que pasó de tener a 7.925 personas censadas en 1996 a 9.580 en la actualidad
Por el contrario, los grandes concellos son los únicos incrementan su población. El caso más significativo es Burela, que pasó de tener a 7.925 personas censadas en 1996 a 9.580 en la actualidad. El puerto burelés y el hospital, además del comercio y los servicios, son los sectores que han permitido este gran crecimiento de población en Burela. Ribadeo también ha subido un 13% en las dos últimas décadas, ayudado por el despoblamiento que han sufrido todos los concellos limítrofes, como son Barreiros, Trabada, Riotorto y A Pontenova, además de la creación de numerosos negocios en torno al barrio de Vilar, donde hay en estos momentos una importante superficie comercial. 

Foz y Viveiro, aunque han crecido en habitantes en torno al 4%, los aumentos no han sido tan relevantes como en Burela o Ribadeo, aunque la ciudad de Landro sigue siendo la más poblada con diferencia de la comarca, con 15.735 habitantes. Estos dos últimos concellos atraen a muchos turistas durante el verano, época en que casi triplican la población.
Mayra García: "Fomentamos la natalidad con ayudas de 400 euros por cada hijo"
Algunos ayuntamientos intentan frenar un fenómeno global que parece imparable. Es el caso de Trabada, que pasó de tener 1.817 personas censadas en 1996 a 1.178 en 2015. Su actual alcaldesa, Mayra García, que lleva un año y medio en el cargo, quiere aprobar una ordenanza para fomentar la natalidad. Si se aprueba, cada familia que tenga un hijo recibirá 400 euros, y cuando sean escolarizados recibirán otros 400 euros. 

Además, este municipio del interior de A Mariña se acogió al programa de Vivendas Baleiras del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) para que los propietarios de casas deshabitadas alquilen sus inmuebles con ciertas garantías, como el cobro de la renta y un seguro por posibles daños. En este momento hay 114 viviendas en esta situación en Trabada y la alcaldesa reconoce que "a día de hoxe varias persoas amosáronse interesadas nilo". Además, recuerda la socialista que "neste ano e medio fixemos máis actividades culturais e deportivas para os nosos maiores e os nenos que en tódolos anos anteriores". 

Pero para Mayra García, lo más importante para fijar población es "a creación de emprego e manter os servizos axeitados intentando que sexan o máis semellantes posible aos dos grandes concellos da zona". Por ello, García cree que se perdió una gran oportunidad con el retraso del Plan especial para la creación de suelo industrial, que se inició en 2006 "e aínda estamos cos trámites previos para a aprobación definitiva".

Demetrio Salgueiro: "En Xove se pierde poca población porque hay servicios de calidad"

Uno de los municipios denominados pequeños que menos población ha perdido en las dos últimas décadas ha sido Xove. Solo ha visto reducido el 5% de sus vecinos en veinte años. Demetrio Salgueiro, su alcalde, lo achaca a varios factores. "Un é a ubicación, porque estamos moi ben situados, entre Burela e Viveiro, dous grandes concellos", dice. "O outro é a calidade e a cantidade de servizos que temos, que son dunha cidade media pero para 3.400 habitantes", explica. "Este é un pobo onde se vive moi cómodo e nos últimos años medramos a nivel de comercio, supermercados... además de ter unha moi baixa carga impositiva". 

El envejecimiento de la población mariñana no ha tenido tanto efecto en Xove. "As novas construcións dos últimos anos foron ocupadas por xente moza doutros concellos, atraída por unha vivenda máis barata, axudas para os estudios, a nivel infantil, para a gardería; e ademais, somos un concello de costa, con praia, e iso sempre inflúe á hora de fixar opobación", comenta. 

Aún así, Salgueiro cree que el despoblamiento del rural es difícil de combatir. De hecho, dice que se da en Xove. "As pequenas aldeas vanse despoboando pouco a pouco, porque a xente busca a comodidade de servizos cercanos, o colexio, o médico, o supermercado e vanse concentrando", apunta. "E iso que nosoutros melloramos moitísimo as infraestruturas do rural". En Xove también ha influido la presencia de Alcoa, ya las que los trabajadores buscan sitios cercanos a la fábrica para vivir.

Fuente: El Progreso
Comparte en facebook e axúdasnos a chegar a máis xente.