viernes, 29 de julio de 2016

Viveiro, San Miguel y Reinante en el Día de Galicia en La Habana en 1915



Fuente: La Voz de Galicia
(Si ves esta noticia desde Facebook dalle a compartir e axudarasnos a que teña máis difusión. Gracias).
El mundo no empezó ni se inventó ayer. Ya en 1915, las sociedades de emigrantes Vivero en Cuba e Hijos de San Miguel y Reinante participaron en el desfile del Día de Galicia que tuvo lugar ese año por las calles de La Habana. Fueron las únicas de A Mariña. Presidían entonces el Centro Gallego los mariñanos Antonio Villamil, de A Pontenova, y Manuel Campos Proupín, de A Devesa (Ribadeo). El desfile -junto a las procesiones, fiestas y romerías- fue un factor clave en la reconstrucción de la identidad gallega en Cuba.
Los festejos y las procesiones de reafirmación regional fueron una tradición iniciada ya en
1804 por la primera entidad que hubo en la isla, la Hermandad de Santiago Apóstol. Esa costumbre fue retomada y reinterpretada por la Sociedad de Beneficiencia Naturales de Galicia, de 1872, y por el Centro Gallego, fundado en 1879, que encarnaron la representatividad gallega en la isla.
8.000 en la romería

El Centro organizaba cada 25 de julio un gran desfile y parada regional en La Habana. Y en 1915 dio un paso más. Organizó una gran cabalgata que finalizó con una romería en la que participaron más de 8.000 emigrantes. Eso significó la cota máxima de visibilidad social del entonces numeroso e influyente colectivo emigrante.
El alarde fue un proceso de autoafirmación étnica frente a la sociedad cubana y al resto de colectivos españoles que competían con el gallego por el predominio económico de la isla. Y fue también una ceremonia integradora y de reafirmación del prestigio social de sus dirigentes en la que participaron sociedades regionales, provinciales y locales.

Liborio y Farruquiño

La Memoria de Naturales de Galicia y la prensa de la época describen al detalle el desfile. Lo abrían los clubes ciclistas Veloz y Azul y seguían policías montados y clarines del Ejército.
Después, una gran carroza alegórica de la sociedad de Naturales de Galicia con un gaiteiro y un tamborilero y cuatro bellas señoritas, representando a las cuatro provincias con los respectivos escudos en el pecho».
En la parte superior, dos matronas, la cubana y la gallega, cada una con la correspondiente bandera y con la española que, amorosa, cubría a ambas, y a sus pies, dos niños vestidos uno de Liborio (cubano) y otro de Farruquiño (gallego).
Tras esa carroza, iban seis grandes automóviles con el estandarte de la Beneficencia, su directiva y la comisión organizadora. Luego, la carroza del Centro Gallego y las de los cuatro centros provinciales precedidas por un falucho enviado por la Unión Mugardesa con cuatro pescadores. Cerrando el desfile, los automóviles con las directivas y estandartes de 14 sociedades locales de todo Galicia, las únicas que desfilaron entre los cientos de ellas que había en Cuba.
Solo dos eran de A Mariña: Hijos de San Miguel y Reinante y Vivero y su Comarca. Retazos de la historia de A Mariña en la emigración en el Día de Galicia.

Dos sociedades de A Mariña que abanderaban la lucha antiforal y la creación de escuelas gallegas

Las dos sociedades de A Mariña que participaron en el Día de Galicia en La Habana, en 1915, vivían entonces días de vino y rosas.
Vivero y su Comarca porque abanderaba la creación de escuelas en Galicia. E Hijos de San Miguel y Reinante porque uno de sus fundadores, Narciso Rocha, presidía el Comité Redencionista de Foros y el de las Sociedades Gallegas de Instrucción, que fue la primera federación de sociedades locales de emigrantes gallegos en América. Vivero y su Comarca creó 57 de las 336 aulas construidas en Galicia. Y colaboró en varias infraestructuras viarias y portuarias, además de sostener el órgano de prensa más longevo de los gallegos en la isla, Vivero en Cuba.
La sociedad nació en 1910 y tuvo en su primera junta a Justo Taladrid, presidente, y a Amando Cora, Jesús Fernández, Antonio Pernas, T. Ramos Riguera. En las elecciones de 1911 fueron elegidos Taladrid, presidente, y Manuel Cabaleiro, Ramos Riguera, J. del Valle Moré, Amando Cora y Jesús Pernas González, directivos. En 1912 continuó Taladrid y en 1913 presidía Fernando Santos una directiva con Antonio y Manuel Pernas, Eusebio Balseiro, Ramón López, Francisco Rodríguez y Pedro Vázquez. Hijos de San Miguel y Reinante se fundó en 1908, por Narciso Rocha, Narciso Fernández, José, Francisco, Pedro y Antonio González, Antonio Díaz Moreda, Enrique y Jesús Díaz, José R. Dorado, Benito, José y Ramón García, Marcos Villarino, Narciso Rego, Pedro y Francisco Penabad, Víctor Rocha, Francisco Álvarez, Teolindo Dorado, Antonio Dorrego y Manuel Posada. En 1912 era presidente Francisco Fernández.
memoria de mariñáns por martín fernández