martes, 7 de junio de 2016

O Retratista de Vilaeimil quiere aldea


Fuete: La Voz de Galicia

Buena parte de la identidad de Galicia está en el rural y parte de la morriña de los gallegos germinó allí. La aldea también siente nostalgia de tiempos pasados, cuando los niños escalaban a los hórreos y había vida en las casas. Pero con los años, y la decadencia poblacional y arquitectónica, algunas se quedaron mudas. O Retratista de Vilaeimil, fotógrafo cántabro enamorado de A Pontenova, Vicente Ansola, tal y como hizo en O pobo
das néboas, denuncia el abandono rural esta vez con imágenes y palabras. Aldeas sen voz es el libro que acaba de presentar en la Feria de Muestras de Vegadeo, con más fotos de O Triángulo dos Trasnos, formado por los núcleos pontenoveses de Vilarxubín, Bogo y Sampaio, y del asturiano Pardiñas.
Esta vez lo ha complementado con poesía y narrativa pues participan en la publicación 18 poetas gallegos de A Porta Verde do Sétimo Andar además de vecinos del entorno. «Paisaxes oníricas, retratos cheos de forza, guiños á pintura con verdadeiros cadros fotográficos que lembran estilos e obra de Johannes Vermeer ou Antonio López, a Piet Mondrian, a Paul Klee, ou ao propio Vicente van Gogh, que a mirada áxil do lector observador pode detectar rapidamente. E homenaxes ao ?Rural Art? como de define o propio Vicente Ansola», explica la Editorial Canela. «Imaxes -añade- que tentan concienciarnos da necesidade urxente da conservación e recuperación destes lugares».