viernes, 13 de mayo de 2016

El Principado y Galicia cooperarán en incendios y alta contaminación ambiental

El consejero asturiano Guillermo Martínez, segundo por la derecha, con su homólogo en la comunidad gallega, Alfonso Rueda.
Fuente: La Nueva España
Asturias y Galicia se brindarán colaboración mutua ante emergencias de índole forestal situaciones de riesgo ambiental de especial magnitud. Este es, en suma, el objetivo del acuerdo de colaboración suscrito ayer por el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, con su homónimo en la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, que sellaron en el Ayuntamiento de Trabada (Lugo). Dicho convenio articula la actuación conjunta de los servicios de emergencias de ambas comunidades para hacer frente a incendios forestales o episodios de contaminación ambiental levada. Se trata, además, del primer convenio marco de estas características que el Principado firma con otra comunidad, más allá de los protocolos con otras regiones para actuar de manera conjunta en rescates de montaña en zonas limítrofes.
La colaboración abarca todo el territorio de Asturias y Galicia, aunque las actuaciones se concentrarán especialmente en los 14 concejos limítrofes: seis en Galicia (Ribadeo, Trabada, A Pontenova, A
Fonsagrada, Negueira de Muñiz y Navia de Suarna) y ocho en Asturias (Castropol, Vegadeo, San Tirso de Abres, Taramundi, Santa Eulalia de Oscos, Grandas de Salime, Allande e Ibias). "Compartir problemas y desafíos comunes como el envejecimiento de la población y el despoblamiento de las zonas rurales" ha intensificado las colaboraciones entre una y otra comunidad en los últimos tiempos, destacó el consejero asturiano tras la firma del acuerdo.
A partir de ahora, ante una incidencia con intervención de ambas autonomías, se nombrará un mando único cuya designación corresponderá a la comunidad afectada, si el incidente se da en un único territorio, y a ambas comunidades si perjudica a las dos. El convenio establece, asimismo, el desarrollo de protocolos de actuación para mejorar los tiempos de respuesta y la eficacia de las intervenciones, así como un programa anual de visitas para intercambiar experiencias y un plan de formación, prácticas y simulacros conjuntos.
Solo en los últimos dos años, desde Asturias se han transferido más de 750 llamadas que correspondían a incidentes en la comunidad gallega relativos a emergencias sanitarias, accidentes, rastreos y rescates o inundaciones.