martes, 23 de febrero de 2016

«Está pisado...e non ten columnas», dice su propietario, que reside en A Pontenova


Dos céntricas discotecas cerradas. En la Avenida de Galicia y en la calle Vilalba -en la imagen-, dos antiguas discotecas se alquilan desde hace años.
Fuente: La Voz de Galicia

«¿Si bajaron los precios? Pues... yo diría que en las calles principales se mantienen, porque siempre hay gente interesada en cogerlos. Yo puse el cartel el miércoles y en dos días me han llamado tres personas. Chollos hay pocos, porque si un comercio cierra, al poco tiempo abre otro. Ribadeo es un pueblo comercial y eso mueve todo». Así se pronuncia el propietario de tres bajos comerciales en una de las principales arterias de Ribadeo. Dos los tiene alquilados, uno de ellos a una franquicia: «Hay negocios que funcionan bien y puedes hacer un contrato de larga duración. Los pequeños tienen más dificultades, y abre y cierran».Si nos salimos unos metros del corazón comercial de Ribadeo hay otras calles «interesantes» para determinados negocios, como la Irmáns Moreno Ulloa, donde hace esquina Eroski y se encuentra la sede de la Seguridad Social. Dos de las últimas aperturas han sido un tanatorio y una clínica dental. Hay varios bajos en alquiler con fachadas de ladrillo. Uno de ellos de 160 metros cuadrados tiene el 80% acondicionado. «Está pisado, con falso teito, lucido, ten servizo con unha ducha... e non ten columnas», dice su propietario, que reside en A Pontenova. Recibió varias ofertas, también de compra, y está negociando su alquiler. Pide 600 euros.
En la galería comercial que une la calle Reinante (peatonal) con la de San Francisco (peatonal), que aboca al parque y a la iglesia parroquial y es uno de los lugares con constante tránsito de gente, hay varios locales en alquiler. Dos de ellos dan a la calle San Francisco, en ambas esquinas de la galería. En uno a finales de enero cerró una tienda de complementos y artículos infantiles. Son 86 metros cuadrados, con 22 de escaparate con doble cristal. Tiene un servicio y preinstalación de aire acondicionado. El propietario pide 920 euros al mes, IVA incluido. Hace años, en el bum, llegó a pedir poco más de mil. «Ya hay gente interesada. Con las condiciones que tiene no me parece ni mucho menos un precio elevado. Está en un lugar excepcional y no lo voy a regalar, porque he hecho una inversión muy alta», señala su dueño.
Enfrente, en la otra esquina, cuelga un cartel de «se alquila» aunque en su interior sigue habiendo una tienda de ropa en rebajas. Antes albergó una franquicia de La Chinata. Son 35 metros cuadrados, por los que piden 700 euros al mes. «En dos días me han llamado tres personas preguntando por el local», señala el propietario.
En las Cuatro Calles
En la calle Villafranca del Bierzo, corazón de las Cuatro Calles, cerró hace unos días el establecimiento de estética Naroa. Son 50 metros cuadrados, con baño, por los que su propietario pide 550 euros más IVA. Un local, por su ubicación, apetitoso para los emprendedores: «Leva dez anos alquilado a 600 euros, pero prefiro alquilalo por algo menos e telo seguro», explica. Las llamadas a su teléfono se suceden: «Ás veces catro no día, tamén de xente de Lugo capital. Hai baixos grandes, pero para os negocios de agora quérense mellor os pequenos, porque teñen un alquiler máis baixo. A verdade é que aquí no centro de Ribadeo en canto pecha un local xa abre outro».
Dependiendo del tipo de negocio se pueden buscar alternativas más económicas. Por ejemplo, en la calle Diputación Inmobiliaria Alba cuenta con un bajo de nueva construcción de 90 metros cuadrados por 250 euros al mes.
En calles de cierto tránsito, aunque lejos del que tienen las Cuatro Calles o la Avenida de Galicia, en la Avenida de Asturias, Alba dispone de un local de 140 metros cuadrados totalmente equipado, que antes ocupaba Muebles Merille. Son 700 euros, «negociables». Y en esta misma calle, cerca del Rosa Lar, hay un bajo sin acondicionar de 110 metros cuadrados con altillo por el que piden 650 euros.
La oferta es amplia y muchas las posibilidades. A unos metros del Pizzburg, en los soportales de la Avenida de Galicia, hay un bajo que antes ocupaba una autoescuela. Son 260 metros cuadrados, 130 de bajo y otros 130 de altillo, que se alquila por 1.200 euros, según informa Alba.
Lo cierto es que los locales de pequeñas y medianas dimensiones siguen teniendo tirón y demanda en Ribadeo. Los más amplios es otro cantar. Dos discotecas, en la Avenida de Galicia y en la calle Villalba, están cerradas desde hace años. También en la Avenida de Galicia el bajo que ocupaba el antiguo supermercado Cemar no ha vuelto a tener ningún otro inquilino.