lunes, 7 de diciembre de 2015

Sol, máximas de veinte grados y mínimas de siete en pleno diciembre

El buen tiempo llenó ayer las terrazas hosteleras, como estas, de la plaza Maior, en Viveiro.
Fuente: La Voz de Galicia
En A Pontenova los termómetros oscilaron entre 6,9 y 17,6 grados. En la web de MeteoGalicia no aparecían anoche datos del observatorio de Pedro Murias, en Ribadeo.
En pleno puente festivo, el buen tiempo vuelve a ser el tema de conversación de mariñanos y visitantes. Sorpende que en pleno diciembre luzca el sol, que las máximas pasen de veinte grados (durante las horas centrales del día) y que las mínimas se queden en siete grados (en la
madrugada y en las zonas más altas).
El clima se ha convertido este fin de semana en un aliciente añadido a los otros muchos de A Mariña. Se nota, sobre todo, durante las horas centrales del día. Terrazas hosteleras llenas, como en pleno verano, calles atestadas de gente y decenas de personas que aprovechan para pasear por las playas y otros parajes naturales.
Ayer fue un buen ejemplo de un otoño que no se recuerda en A Mariña. Datos de los observatorios de MeteoGalicia confirman lo que perciben quienes están estos días en la comarca: de noche y de madrugada hay que abrigarse, porque caen heladas, pero sobran prendas entre las doce del mediodía y las cinco de la tarde, sobre todo donde da el sol. Ayer, en Viveiro, casi al nivel del mar, MeteoGalicia midió mínimas de 7,7 y máximas de 20,2. Y en la montaña viveirense, en Penedo do Galo, se registraron mínimas de 10,5 y máximas de 15,9. Similares a los 9,7 y los 14,9 medidos en otro alto, A Fragavella, entre Mondoñedo y Abadín. En el monte Castelo de Burela el mercurio bajó hasta 12,3 y subió hasta 18,9 grados. Casi al nivel del mar, en Foz, la estación meteorológica apunta 8,9 de mínima y 20,1 de máxima.