jueves, 19 de noviembre de 2015

El PSOE expulsa a su alcalde y diputado Manuel Martínez y le abre un expediente disciplinario

Manuel Martínez, alcalde socialista de Becerreá al que Ferraz ha expulsado
Fuente: ABC
El alcalde de A Pontenova, el socialista Darío Campos, se convirtió el mes pasado en nuevo presidente de la Diputación de Lugo, tras prosperar lamoción de censura planteada por el PSdeG y el BNG contra su antecesora en el cargo, la popular Elena Candia, gracias a 13 votos a favor frente a los 12 que suman los diputados del PP.
En esa ocasión no hubo sorpresas y, en un salón de sesiones abarrotado por el público, el
alcalde de Becerreá, Martínez, que con su voto particular favoreció el último 24 de junio que el PP se hiciese con el poder, siguió el guión establecido y se posicionó a favor de la moción de censura que previamente había firmado, junto a sus compañeros del grupo provincial del PSdeG.
No obstante, la situación se complicó de nuevo este mes con el voto particular del diputado socialista Manuel Martínez, que rompió la disciplina de su grupo provincial y respaldó dos enmiendas presentadas por el PP en el pleno de organización, dejando al BNG, la otra pata de este co-gobierno,notablemente mermado de recursos, en relación con mandatos anteriores, para ejercer las responsabilidades asumidas dentro del bipartito.
La dirección federal del PSOE ha expulsado provisionalmente al alcalde de Becerreá y diputado provincial en Lugo, Manuel Martínez, y le ha abierto unexpediente disciplinario por haber mantenido posturas al margen de lo acordado por su grupo en la Diputación de Lugo.
Tales actuaciones, como se expone en la resolución, supusieron «un gravísimo daño a la imagen del partido», no solo en la provincia lucense, sino «en todo su conjunto», ya que (Martínez) permitió incluso que la presidencia de la citada institución «recayese en la candidata propuesta por el PP cuando la posición política defendida y mantenida por los órganos de dirección del PSOE era la de no pactar ni facilitar gobiernos al Partido Popular».
Las «posturas al margen» fueron igualmente expresadas por este regidor, aduce Ferraz, «de manera inequívoca» con el «sentido de su voto» en pleno, lo que supone «una actuación en contra de las directrices marcadas por el órgano competente».