sábado, 7 de noviembre de 2015

El catastrazo llegará durante este mes a otros 17 municipios lucenses

El pasado mes de junio, vecinos de Vilalba se organizaron para hacer frente al catastrazo.
Fuente: La Voz de Galicia

El temible catastrazo avanza imparable en la provincia. La previsión es que a lo largo de este mes llegue a otros 17 municipios. Será la última tanda correspondiente a este año y la previsión es que no haya más modificaciones disponibles hasta el verano del año que viene.
Según lo publicado en su momento en el Boletín Oficial del Estado, antes de que finalice este mes tendrían que recibir las temibles comunicaciones los vecinos de los municipios de
Alfoz, Antas de Ulla, Baleira, Becerreá, Cervantes, O Corgo, A Fonsagrada, Guitiriz, Guntín, Meira y Mondoñedo.
Las previsiones apuntan a que el trabajo en la provincia de Lugo quedará definitivamente acabado en julio del año que viene. En ese mes recibirán las notificaciones los habitantes de Navia de Suarna, Negueira, O Páramo, Saviñao, A Pastoriza, Ribeira de Piquín, Samos, Trabada, Triacastela y Xove. Los trabajos de revisión, según las previsiones debían comenzar en junio de este año.
Las tareas de regularización fueron adjudicados a una empresa, pero esta los subcontrató con otras. Una de estas hace por 71.000 euros, las correspondientes a Meira, A Pastoriza, A Pontenova, Ribeira de Piquín y Riotorto.
El objetivo de esta regularización es «incorporar de oficio al Catastro Inmobiliario las construcciones de los bienes inmuebles urbanos y rústicos, así como las alteraciones de sus características (rehabilitación, ampliación o reforma), que no hayan sido debidamente declarados o previamente valorados», según la versión oficial. Supone la revisión de la descripción de 38 millones de inmuebles urbanos y 40 millones de parcelas rústicas de 7.595 municipios españoles, utilizando técnicas de detección mediante orto fotografías, mapas de incidencias, trabajo de campo y colaboración municipal. El plazo de ejecución llega al año 2017, realizándose por municipios completos paulatinamente, anunciándose en el BOE el inicio del procedimiento y su duración en cada caso.
Esa es la versión oficial del catastrazo. La real, la que verdaderamente interesa al contribuyente, es que la revisión lo que provoca es incrementar los ingresos y mejorar la financiación de las entidades locales. Eso por un lado. Por otro, genera un gran desembolso para los perjudicados.
Y a toda esa situación compleja, los contribuyentes se enfrentan con una información deficiente y con verdaderas tomaduras de pelo cuando a la hora de resolver cuestiones confluyen dos administraciones.
Quien tenga un bien regularizado, posiblemente se enfrente a tener pagar, lo que no le ocurría hasta ahora. Pero es que además, por ejemplo, no solo ha de abonar el IBI correspondiente a este año, sino que tendrá que hacerlo con carácter retroactivo hasta 2010. En otros casos, el contribuyente pagará más por haber efectuado modificaciones en su bien, si haberlas comunicado en su día.
«Á xente débenselle explicar claramente as razóns e as consecuencias do catastrazo. Te que saber en todo momento o que significa e o que supón economicamente no futuro. Pero lonxe diso, unha boa parte dos contribuíntes que reclaman información non son tratados adecuadamente», expresó el responsable de una gestoría
Afecta en España a 38 millones de inmuebles y 40 millones de parcelas