miércoles, 4 de noviembre de 2015

Denuncian supuestas ilegalidades en la vivienda de Darío Campos

El presidente de la Diputación, Darío Campos, en su toma de posesión
Fuente: ABC
No ha sido un aterrizaje plácido el del alcalde de A Pontenova, Darío Campos, en la presidencia de la Diputación de Lugo. Después de no ser el candidato oficial desde un principio para el ente y de ver cómo su compañero Manuel Martínez le entregaba el cargo al Partido Popular, el regidor consiguió hacer efectiva una moción de censura convenciendo al díscolo a cambio de un puesto que nunca le sería dado debido a las reticencias de sus socios nacionalistas en el gobierno.
Instalado ya en el despacho presidencial, a Campos se le presenta ahora un problema
surgido en el ámbito de su gestión al frente del municipio lucense y que lleva varios años coleando en la localidad. Una serie de vecinos han denunciado al alcalde por supuestas irregularidades en las obras realizadas en el cierre de su vivienda en la aldea de Goios, en el término municipal que regenta.
Según el documento al que ha tenido acceso ABC, en virtud de la antigua ley que regulaba las carreteras gallegas y que estaba en vigor en el momento de la construcción, las obras contravendrían dicha normativa. Desde ambos lados de las vías, se establecía una línea límite de edificación, y entre ambas supuestamente no se podría construir, reconstruir o reparar nada, salvo obras que resultasen absolutamente imprescindibles para la mera conservación de las ya existentes previamente, y que necesitarían de los permisos convenientes de la administración titular de la carretera en cuestión.
El denunciante entiende que no solo el cierre que edificó Campos en su vivienda incumple la normativa al no dejar los márgenes que se estipulan, sino que la propia casa podría estar bajo idéntica situación, al no tener la finca el tamaño suficiente para su construcción. En el escrito, esta persona reclama al alcalde «saber si dispone de la correspondiente licencia municipal de obras tanto del cierre como de la vivienda, así como el informe pericial» en el que se acredite que ambas edificaciones se realizaron con arreglo a la ley.
En la misma denuncia, el vecino también apunta a otras supuestas irregularidades que podrían haber sido cometidas por el concejal de obras del municipio. Este periódico pudo ponerse en contacto en la tarde de ayer con este ciudadano, que explicó que el motivo de su denuncia radica principalmente en la actitud del equipo de gobierno de la localidad lucense. «He ido a hablar con el alcalde en numerosas ocasiones y lo único que hace es dar largas, pero para arreglarse sus problemas sí que está rápido » , lamenta. En el mismo sentido, el denunciante indica que «lo que deberían saber los vecinos es si el alcalde se valió de su puesto para realizar unas obras que parecen completamente ilegales, porque podría parecer que lo hizo».
También quiere dejar claro el denunciante que tras su queja no existen intereses partidistas. «A mí la política no me importa y me da igual que gobiernen unos u otros, siempre que lo hagan lo mejor posible para los vecinos», zanjó. Mientras tanto, Campos no desmiente los hechos por los que se le denuncia. El presidente provincial declaró ayer a ABC que «es cierto que una parte del cierre podría estar un poco justa».«Estamos trabajando en un informe para esclarecer los hechos», apunta, y asegura que «obviamente, lo que quiero es estar dentro de la legalidad».