lunes, 26 de octubre de 2015

Darío Campos, Antonio Veiga y María Loureiro, en el gobierno de la Diputación

Darío Campos estaba con cara de circunstancias mientras Antonio Veiga, sonreía
Fuente: La Voz de Galicia

El alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, tal y como se había anunciado, no tendrá finalmente responsabilidades de gobierno en la Diputación de Lugo. El presidente, el socialista Darío Campos, y el vicepresidente, el nacionalista Antonio Veiga, dieron esta mañana una rueda de prensa para dar a conocer públicamente la conformación del nuevo gobierno. Campos explicó que al quedar fuera de la junta de gobierno Martínez -condición impuesta por el BNG debido a su imputación-, rechazó cualquier otra responsabilidad.
El presidente provincial aclaró que Martínez puede presentar varios documentos que acreditan que existe un acuerdo firmado por el PSOE y el BNG en el que se le otorga al alcalde de Becerreá el área de Vías e Obras y el Parque Móbil. Aun así, Campos explica que su papel estuvo «entre Martínez e o Bloque» y que finalmente tomó la decisión que consideró más acertada.
Martínez, alcalde de Becerreá por el PSOE y diputado provincial, provocó el 24 de junio que la Diputación de Lugo fuera a parar a manos del PP al votarse a sí mismo en el pleno de constitución de la corporación tras las elecciones municipales de mayo. 
Antes de aquel pleno, el PsdeG había pactado con el BNG otorgar la presidencia al alcalde de A Pontenova, Darío Campos. Esa decisión suponía sacrificar al candidato elegido por el
partido, Manuel Martínez, que había sido vetado por los nacionalistas por una imputación por malversación relacionada con unas obras de la Diputación. El alcalde de Becerreá, que había dicho en su día que no iba a aceptar ser sacrificado como le ocurrió al anterior regidor de Lugo, José López Orozco, no aceptó su postergación. Y se vengó. Votando para que la enmarañada y disputada sucesión de José Ramón Gómez Besteiro al final recayera en la candidata del PP. 
Tras aquella jornada Martínez, que no renunció a su acta, siguió formando parte del grupo socialista. El PSdeG, tras varios meses de negociación, consiguió llegar a un acuerdo con el BNG y con el regidor díscolo para presentar, el 25 de septiembre, una moción de censura contra Elena Candia, que gobernaba en minoría.
La nueva votación se celebró el 8 de octubre. Y esta vez no hubo sorpresas. Martínez votó con los socialistas. Y el sillón presidencial del palacio de San Marcos pasó a su compañero Dario Campos, que instauró un ejecutivo de coalición con el BNG en el que, finalmente, no estará el alcalde de Becerreá.
El pleno de organización de la nueva corporación se celebrará previsiblemente esta misma semana. El reparto de áreas de gobierno, en el que el BNG gana responsabilidades a mayores con respecto a las que tenía en el anterior bipartito, queda del siguiente modo:
- Xosé Ferreiro (BNG): Cultura, Patrimonio Histórico, Normalización Lingüística y Artesanía e Deseño, además de portavoz del BNG
- Antonio Veiga (BNG): Vicepresidencia, Deporte y Cooperación cos Concellos
- Álvaro Santos (PSOE): Promoción Económica e Social, que contará con dos delegaciones, Innovación, TIC y Transparencia (Pablo Rivera) y Ensino, Economía do Coñecemento, Igualdade y Mocedade (María Loureiro)
- Argelio Fernández Queipo (PSOE): Xestión Territorial, Vías e Obras y Parque Móbil
- Miguel Ángel Sotuela (PSOE): Goberno Interior, Asuntos Xerais y Formación
- Pilar García Porto (PSOE): Economía y Recadación
- Lino Rodríguez (PSOE): Medio Rural, Mar y Medio Ambiente