miércoles, 1 de julio de 2015

El PSOE constituye el grupo provincial con Manuel Martínez, pero sin darle responsabilidad

El PSdeG no puede prescindir de Manuel Martínez mientras él se mantenga firme en su doble convicción: no dimite como diputado provincial y exige ser el candidato socialista a la presidencia de la Diputación de Lugo, derecho que se ganó en las urnas. Y como no puede prescindir de él, el PSdeG lo incorporó a su grupo provincial, como era más que previsible. Como portavoz del grupo (función que vino desempeñando Martínez) ejercerá el alcalde de A Pontenova, Darío Campos, que fue la propuesta alternativa con la que el equipo de Gómez
Besteiro intentó, sin éxito, driblar al diputado díscolo. Como viceportavoces figuran algunos de los diputados más afines al expresidente de la Diputación y secretario xeral del PSdeG. El Bloque se mantiene firme en su negativa a apoyar a Martínez.
Ayer acababa el plazo para comunicar la formación de los grupos políticos en la Diputación. El PSdeG comunicó los integrantes del suyo y las funciones asignadas, por unanimidad. En ese grupo, como era previsible, figura el alcalde de Becerreá, Manuel Martínez. Y es que mientras se mantenga firme en su decisión de no renunciar al acta de diputado, tiene la sartén por el mango. Si no lo expulsan del partido (tiene abierto un expediente), nadie puede discutirle el derecho a estar en su grupo. En caso de expulsión, o de otro motivo, que lo dejara fuera del grupo, aumentaría de 13 a 14 la mayoría necesaria para la moción de censura para desalojar al PP del gobierno provincial. Pero es que también para el desarrollo ordinario de la vida política en la Diputación precisan los socialistas el voto de Martínez; sin él, PSOE y BNG empatarían a 12 votos con el PP, y la presidencia resolvería mediante el voto de calidad.
El portavoz del grupo provincial, Darío Campos, señaló ayer que en el trabajo diario «haberá que amoldarse ao que hai». Declaró que «Martínez é un deputado máis» y, según apuntó, en ningún momento se planteó su exclusión del grupo socialista. Dijo: «Temos confianza nel», a pesar de que haya permitido que gobierne el PP debido «a un pouco de ego persoal».
Campos reconoció que la situación «non é fácil» y que los socialistas están «nas mans de Manolo Martínez», porque «ou Manolo cambia ou razoamos con BNG». Y a día de ayer cualquiera de las dos opciones no parecía viable. «A nosa idea é reconducir o tema o antes posible, pero con templaza». El portavoz de los socialistas en la Diputación cree que «hai que razoar» para «non tomar unha decisión equivocada». Apunta a que se tomarán el asunto con calma, porque «non é tan urxente como para tirar todo pola borda». El tiempo, que tantas cosas arregla, podría arreglar esta cuestión también si el juzgado levantase la imputación que pesa sobre Martínez; si, en caso contrario, decidiese abrirle juicio, ya no podría aspirar a ser el candidato,
En el BNG, la secretaria de Política Municipal, Goretti Sanmartín, señaló: «O BNG segue confiando en que o PSdeG-PSOE sexa capaz de reconducir a situación para, o antes posible, poder facilitar un goberno alternativo ao PP».