viernes, 5 de junio de 2015

Lo que se cuece ahora en el PP

El reparto de actas
En lo que atañe a los diputados provinciales parece ser que el alcalde de Burela, José María González Barcia, que sonaba como posible portavoz del grupo provincial tras perder la alcaldía, finalmente no será diputado. Eso es lo que se cuece ahora. Como también se cuece que Demetrio Salgueiro, alcalde de Xove, sería el diputado del PP por A Mariña Occidental, en sustitución de Jesús Novo, regidor de O Vicedo.
La otra acta de diputado sería para José Manuel Yanes Ginzo, alcalde de Trabada que ha perdido las elecciones, y para José Manuel Gómez Puente, teniente de alcalde en Barreiros, quienes se la repartirían dos años cada uno, como han hecho en este mandato. Sería así porque en A Mariña Oriental hay un acuerdo no escrito entre los concellos de A Pontenova,
Ribadeo, Barreiros y Trabada de repartirse el puesto de diputado del PP, de modo que a cada concello le toque ocho años seguidos. Ese pacto se remonta a cuando José Carlos Rodríguez Andina, entonces alcalde de Ribadeo, fue elegido diputado, sustituyendo a Enrique Fernández (A Pontenova). Ahora ese hipotético turno le sigue tocando a Barreiros y Trabada.
Foz, la clave

Con estos puestos más o menos claros, las mayores dudas están en el diputado de A Mariña Central. Hay varios condicionantes; el primero si Javier Jorge Castiñeira será finalmente alcalde de Foz. En caso contrario obtendría la plaza de diputado, acta a la que también optaría la actual portavoz del PP en la Diputación, Elena Candia, pese a que el día 13 será elegida alcaldesa de Mondoñedo.
Son muchas las quinielas que se barajan para el codiciado reparto de actas de diputados provinciales en el PP, tras el tsunami electoral que dejó descolocado a más de uno, con el añadido de que los emolumentos que percibe un diputado provincial con dedicación exclusiva son sensiblemente superiores a los de los alcaldes mariñanos. Los regidores tienen sus salarios estipulados tras la reforma de la ley de administraciones locales que impulsó el PP, que establece un máximo de 40.000 euros brutos para los de poblaciones de 1.000 a 5.000 habitantes; de 45.000 euros brutos para los concellos de 5.001 a 10.000, y de 50.000 euros para los de 10.001 a 20.000 habitantes, situación en la que en A Mariña solo están Viveiro y Ribadeo, cuyos alcaldes, curiosamente, María Loureiro (PSOE) y Fernando Suárez (PP), perciben cantidades muy inferiores. Los cinco diputados actuales del PP en la Diputación se reparten una dedicación exclusiva ?la de Elena Candia, próxima alcaldesa de Mondoñedo? por la que percibe 50.391 euros anuales y cuatro parciales por importe de 25.737 euros cada una.
La primera cita clave para decidir a los futuros diputados del PP tuvo lugar el martes en Lugo, en la reunión de la junta directiva provincial del PP. No se habló públicamente de ello, pero sí entre bambalinas, en lo que es un proceso habitual en el PP lucense para pactar a los diputados que después se ratifican en votación, algo que se empieza a tratar ya al día siguiente de las elecciones municipales.
Lo que trascendió de esa reunión fue que el líder del partido en Galicia y presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, hizo un llamamiento a la autocrítica y a apostar por el centro para recuperar votos. Sobre la mesa, aunque para muchos sea un asunto tabú, está el futuro de la dirección provincial, con dos facciones claramente definidas desde hace tiempo. De puertas adentro, el presidente provincial y el secretario xeral, José Manuel Barreiro y José Manuel Balseiro, no concitan todas las sensibilidades en el PP lucense. Los malos resultados en las pasadas elecciones en la provincia ?pese a ganarlas con claridad? y el hecho de que Raquel Arias haya anunciado su intención de seguir en la Xunta y su renuncia a ser diputada provincial, después de haberse postulado hace meses como posible candidata a la presidencia frente a la opinión de Barreiro y Balseiro, alimentan las especulaciones sobre un posible cambio en la dirección.
Ya las tensiones en el PP de Lugo se dispararon a finales del pasado año cuando Arias anunció su candidatura para presidir la Diputación, aunque finalmente todos optaron por un pacto de silencio a la espera de que pasasen las elecciones. Arias contaba y cuenta con la confianza de Feijoo, mientras que Elena Candia, actual portavoz del PP en la Diputación y futura alcaldesa de Mondoñedo, era la candidata del PP próxima a Barreiro para presidir la Diputación.
Fue precisamente Barreiro quien abrió la reunión de la junta directiva provincial con una profusa intervención en la que hizo autocrítica, en la línea de lo que venía reclamando Feijoo, para concluir manifestando que están en condiciones de reconducir la situación y de recuperar al electorado perdido.