domingo, 14 de junio de 2015

Darío Campos, el alcalde veterinario al que siguen apoyando los vecinos

Darío Campos, recogiendo el bastón de mando por tercer mandato.
A Pontenova ha pasado de ser un feudo del PP a ser uno de los fortines del PSOE. Buena parte del mérito recae en un veterinario que nunca ha dejado de ejercer como tal, pese a su dedicación parcial, por las mañanas, al ayuntamiento. Es Darío Campos, que ayer fue reelegido para su tercer mandato. En frente, un renovado PP que no ha cumplido con las expectativas que suscitó, pero que ahora inicia una nueva etapa para, desde la oposición, ganar la confianza de los votantes perdidos. La concejal del BNG, repite, como única representante nacionalista en la corporación pontenovesa. El equipo de Campos conjuga ya una dilatada experiencia, imprescindible para afrontar los nuevos y viejos retos de A Pontenova, porque como acostumbra a decir Campos, en la situación actual, mantener todos los servicios ya es un éxito.