lunes, 9 de marzo de 2015

La inseguridad se ceba con zonas rurales cada vez más despobladas


Fuente: La Voz de Galicia
Zonas que cada vez están menos pobladas y que han sufrido la amenaza de la pérdida de servicios se enfrentan ahora, además, con el problema de la inseguridad. Los robos en casas y en negocios afectan en las últimas semanas a los municipios de Riotorto y de A Pastoriza, pero también al de A Pontenova, limítrofe con el primero de ellos.
La situación resulta particularmente preocupante en el ayuntamiento riotortense, hasta el punto
de que el alcalde, Federico Gutiérrez (BNG), se dirigió al subdelegado del Gobierno en Lugo para pedir más vigilancia. El subdelegado, Ramón Carballo, contactó ayer con el regidor por este asunto, y de la conversación salió el compromiso de aumentar la vigilancia a tenor de la situación creada.
En este municipio, en los últimos seis meses se han cometido decenas de robos. Los asaltos han tenido lugar, en algún caso, en pleno día, con la particularidad de que no parece el dinero el principal móvil de los asaltantes. En alguna vivienda, además, los robos han sido varios en los últimos meses.
Cobre, aluminio y hasta electrodomésticos han sido el botín más abundante de esos robos, que incluso han generado situaciones peculiares: por ejemplo, un vecino que ayer conducía su vehículo por una carretera del municipio vio varios electrodomésticos tirados cerca de la calzada, y de inmediato pensó que podrían estar relacionados con algún reciente robo. No todos los casos han derivado luego en denuncias: como explicaba ayer un vecino del ayuntamiento, a la inseguridad se une también el temor a posibles represalias de los asaltantes.
Tampoco los bares y negocios de hostelería riotortenses están entre los más afectados por esta oleada de robos. Hace algo más de un año, en la capitalidad del municipio, As Rodrigas, se sustrajo l máquina tragaperras de un céntrico bar, que apareció luego tirada a pocos kilómetros del lugar.
Mientras tanto, en el vecino municipio pastoricense se han cometido robos en algún negocio, que además ha sufrido esa situación más de una vez. En un taller del municipio se cometieron, con varios días de separación, sendos robos de combustible y de maquinaria. En A Pontenova, en las últimas semanas se han cometido al menos sendos robos en un bar del casco urbano y en una casa de la parroquia de Xudán.
Los asaltos se cometen en viviendas en busca de material y no de dinero