martes, 18 de febrero de 2014

Sin noticias del nuevo dueño de IPV, «pero non queda outra que esperar»


Todo son buenas palabras, pero de momento la fábrica de carrocetas de A Pontenova, la antigua IPV, sigue cerrada y la preocupación cada día que pasa va creciendo entre los antiguos empleados, a quienes se aseguró que paulatinamente se irían incorporando a sus puestos de trabajo, conforme la fábrica fuese cerrando contratos y ampliando su actividad. Interfama Automotriz España se creó hace casi un año en Oleiros, apenas unos días antes de que cerrase la compra de IPV por 350.000 euros en el proceso de liquidación con el que la mayoría de las deudas que tenía IPV quedaron sin saldar.

Industrial Recense esquiva la crisis gracias a las exportaciones


La apuesta por el mercado exterior ha resultado un éxito para Industrial Recense, una histórica firma de A Pontenova con 60 años de vida, que empezó como un taller de hoces y que poco a poco fue creciendo. Su expansión iniciada en 1980 tuvo un punto de inflexión en 1998, tras un incendio que destruyó la fábrica que entonces tenía en Rececende. A raíz de este incidente los responsables optaron por trasladar la empresa al polígono industrial, construyendo una nueva nave que se inauguraba un año después, en 1999, e incorporar maquinaria de vanguardia, lo que supuso el lanzamiento definitivo de la empresa. Ahora, con las exportaciones, Industrial Recense ha esquivado la crisis, al aumentar su facturación en un 20% -según hacía público ayer en un comunicado-.

Esquela funeral Basilisa Valle Abad