miércoles, 22 de enero de 2014

Gestiones para pedir el arreglo de un acceso de Riotorto, A Pastoriza, A Pontenova y Mondoñedo a la A-8


El mal estado de la primera mitad de la carretera LU-124, que va de Mondoñedo a Vilameá (A Pontenova) y que dispondrá de un enlace con la autovía del Cantábrico, ha desatado, sobre todo en las últimas semanas, todo tipo de críticas, y ahora empieza a generar medidas y reuniones encaminadas a lograr una solución. El PP ha anunciado hoy la presentación de una propuesta en el Parlamento gallego con el propósito de instar a la Xunta que realice trabajos de mejora como «actuación de emerxencia». El diputado autonómico José Balseiro confía en que el trabajo conjunto de la Xunta y de Fomento sirva para dar un impulso «definitivo» a los trabajos.
Por otro lado, los alcaldes de los tres municipios por los que discurre la vía (Mondoñedo, Riotorto y A Pontenova) y de otro que está próximo a la vía y cuyos vecinos la usan (A Pastoriza) han programado para este mediodía una reunión en la ciudad episcopal para estudiar este asunto.
Responsables de esos cuatro concellos ya pidieron a la Xunta, hace años, el arreglo de una vía cuyo deterioro se ha ido acrecentando con el paso de los años, especialmente en los 15 kilómetros que van de Mondoñedo a Cruz da Cancela. En ese tramo, en el barrio mindoniense de Curros, estará situado un acceso a la A-8, por lo que la próxima apertura de los dos tramos pendientes de la autovía (Mondoñedo-Lindín y Lindín-Carreira) ha acentuado las críticas por las deficiencias de la carretera.