domingo, 21 de diciembre de 2014

Los caminos de hierro verdes


Una joven en la vía verde del Eo. fundación de los ferrocarriles españoles
Desde 1993 se han creado más de 2.000 kilómetros de vías verdes en España. Son tramos de antiguas vías ferroviarias que han sido reconvertidas en rutas para cicloturistas y senderistas. De esos más de dos millares de kilómetros solo seis transcurren por territorio gallego.
Hubo un proyecto en Santiago para crear una senda verde de 25 kilómetros entre Rial (Amio) y Ordes, pero la crisis lo ha guardado en el cajón. En estos momentos no está previsto que se ponga en marcha ningún trayecto de este tipo en Galicia pese a los numerosos tramos de ferrocarril que han quedado abandonados en los últimos años en la comunidad.
Los seis kilómetros de la senda gallega corresponden a la vía verde del Eo: un camino natural que sigue el trazado de una antigua vía minera y que va paralelo al río desde la localidad asturiana de San Tirso de Abres hasta A Pontenova, en Lugo.

De los más de 2.000 kilómetros de infraestructuras ferroviarias en desuso que han sido reconvertidos, casi un tercio están en Andalucía. Es la comunidad que más rutas de este tipo posee, con 25, y suman más de 600 kilómetros. Le siguen la Comunidad Valenciana, que cuenta con 12 trazados y algo más de 400 kilómetros, y el País Vasco, con 10 vías y 256 kilómetros.
El Programa Vías Verdes está coordinado por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles y ha sido desarrollado desde 1993 por el anterior Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente y en la actualidad por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, en colaboración con Adif, Renfe Operadora y FEVE.
La ruta gallega fue un tramo de un modesto ferrocarril minero: Ribadeo-Vilaoudriz. De sus 12 kilómetros (la mitad en Galicia y la otra mitad en Asturias) nueve son de tierra y tres, de asfalto. Sirve tanto para senderistas como para cicloturistas. Durante esa docena de kilómetros, se pueden apreciar castros y dólmenes prehistóricos; un palacio del siglo XVIII o una iglesia del siglo XVII. El trazado también tiene un viaducto metálico que atraviesa el río Eo y seis túneles iluminados. En oficina de turismo de San Tirso, instalada en un viejo vagón de tren, avisan de que el interruptor para encender la luz de los túneles está siempre a la derecha.
El inicio más recomendable para comenzar el trayecto es la antigua estación de San Tirso de Abrés, que se encuentra en la parte alta de la localidad asturiana de El Llano. La estación está en perfecto estado y en la actualidad se usa como vivienda. El final de la vía verde del Eo se encuentra en Vilaoudriz, cabecera del municipio lucense de A Pontenova. Allí se pueden observar unos hornos de ladrillo, que están en muy buenas condiciones, y la antigua estación de ferrocarril, que ha sido transformada en centro cultural.
Tanto la Fundación de los Ferrocarriles Españoles como la Xunta confirman que en estos momentos no hay ningún nuevo proyecto de vía verde en la comunidad gallega. Hace seis años se anunció que los ayuntamientos de Santiago, Oroso y Ordes iban a contar con la segunda vía verde gallega. Serían 25 kilómetros que aprovecharían las viejas vías del tren para crear una senda para caminantes y cicloturistas. Pero la llegada de la crisis ha guardado el proyecto en el cajón.