viernes, 23 de mayo de 2014

Vía verde: de A Pontenova a San Tirso de Abres, con niños



Fuente: Escapalandia
¿Te gustaría hacer una ruta de senderismo llana, amplia y tranquila con niños? Ésta es perfecta. Arranca de A Pontenova, en Lugo, junto a las chimeneas -antiguos hornos de mineral de hierro- y recorre 12 kilómetros totalmente llanos y accesibles sobre una antigua vía de ferrocarril.

Primeros kilómetros de la ruta
La línea unía Villaodrid, donde estaban las minas, con Ribadeo, donde se descargaba mineral de hierro
sobre la playa de El Cargadero. La "Sociedad Minera de Villaodriz" data de 1900 y fue creada por Julio Lazúrtegui, llegando a tener gran importancia. Aún pueden encontrarse fragmentos de este mineral en las calas colindantes con esta playa ribadense y en gran parte del trayecto del tren.

La ruta comienza asfaltada en sus 7 primeros kilómetros, todos ellos en el concello de A Pontenova, y sigue en tierras asturianas por un sendero muy accesible. En su totalidad discurre junto al río Eo, una zona que es reserva de la Biosfera, declarada en 2007. Hay un parque infantil justo al pie de las chimeneas en el punto de partida, también está la oficina de turismo donde te darán toda la información de esta y otras rutas y una cafetería.

Puente colgante sobre el río Eo
Puedes hacerla caminando, en bicicleta o con carrito, aunque los últimos 5 kilómetros son sobre tierra. A los niños les parecerá emocionante puesto que se pasa por los antiguos túneles del tren, un total de 6, y auque los 3 primeros tienen luz automática es conveniente llevar linternas. Otros atractivos del camino son -además de lo que puedes ver en A Pontenova como los antiguos hornos y centro de interpretación- el puente colgante, el caseto de la vía, y la antigua central eléctrica de O Louredal.
En los 6 primeros kilómetros encontrarás varios merenderos y otro parque infantil, así como la piscina municipal. El camino es algo sombrío y en los túneles hay mucha corriente y algunos filtran agua, por lo que conviene llevar ropa de abrigo y botas de montaña. La ruta termina en San Tirso de Abres en lo que fue una estación de tren y hoy está habilitada como vivienda.


La ruta está en perfectas condiciones en la actualidad, pero estaba casi impracticable cuando Miguel Díaz y un grupo de estudiantes coruñeses comenzaron a recorrerla buscando el camino en medio de la maleza hace casi dos décadas y bautizándola como Carbon Tour.  Desde entonces muchas han sido las entidades y asociaciones que han reivindicado su recuperación, entre otras el Ayuntamiento, y desde hace un par de años, se han habilitado una decena de rutas de senderismo en este concello ubicado en un entorno privilegiado.