domingo, 12 de mayo de 2013

Fotos Antiguas de Santiago Iglesias Labat

Jesús Iglesias Muruais (Suso) en algún lugar del concello de Apontenova. El año debería ser hacia 1945 más o menos.

Colaboración de José Luis Ginzo


Envíanos esta colaboración poética o noso veciño José Luis Ginzo:

Chora Miranda
bágoa silandeira
e a ialma do Eo
durme na beira,
da PonteNova,
ferraxe, historia.

El Burela FSF vence por 5-1 al Atlético de Madrid y conquista el título de la Primera División

Campeón naranja. Vista Alegre atronó como nunca para festejar la hazaña de sus doce heroínas. La multitud que fue testigo del triunfo más épico logrado entre esas paredes comenzó haciendo la ola y terminó entregada al esfuerzo, la ilusión, la garra, el talento y el estilo de un Burela-Pescados Rubén que es el nuevo campeón de la máxima categoría femenina de fútbol sala. El Atlético de Madrid, defensor del título, no encontró respuesta al perfecto cóctel de virtudes del que hicieron uso sus rivales y cedió la corona con un leve sonrojo.
La escuadra de A Mariña fue un rodillo en la primera parte. A los 25 segundos ya había desperdiciado un mano a mano con Vane y en el ecuador ya acumulaba un puñado de ocasiones y gozaba de una clara ventaja en el electrónico, merced al autogol de Ju Delgado y a otro de Lidia que llegó como consecuencia de una rápida transición ejecutada según la pizarra. Vane, la portera colchonera, sostuvo a su equipo en un primer tiempo en el que el Atlético de Madrid se acercó muy poco con peligro a las inmediaciones de Jozi. En las pocas ocasiones que salvó la fuerte presión naranja, casi siempre con Leti sobre el parqué, Jozi respondió a la altura de la campeona del mundo que es.
Tras el descanso la euforia dio paso al sufrimiento. Las rojiblancas volvieron del vestuario con más decisión, ganaron dinamismo y verticalidad y por momentos intimidaron al Burela, que en su afán por volver a lo de antes y recuperar el dominio agotó el cupo de faltas en apenas 8 minutos. Un serio obstáculo que le obligó a retroceder pero que salvó con una defensa soberbia. Jozi volvió a aparecer cuando surgieron grietas ?también Vane en varios contragolpes muy claros de las locales? y ni siquiera con Natalia como portera-jugadora las naranjas perdieron el rigor defensivo. Jozi se consagró con un gol desde su portería y Lucía forzó el tanto en propia meta de Natalia, con el que el Vista Alegre descargó la tensión acumulada, se vio ganador y empezó a corear el grito que todos querían escuchar. Cuando ya sonaba el «¡campeones, campeones, oe, oe, oe!», Leti redujo la diferencia y Maite cerró un triunfo que convierte al Burela en el primer club lucense en ser campeón en una máxima categoría nacional.
La Voz de Galicia.