domingo, 25 de noviembre de 2012

La incertidumbre inquieta a la plantilla de Cemar en A Mariña


Por deudas con la cooperativa andaluza Covirán, la cadena lucense de supermercados Cemar está en concurso de acreedores, abocada a la desaparición y preparando cierres de tiendas y despidos. Las negociaciones se dilatan y, a día de hoy, sigue sin concretarse nada. Previsiones y planteamientos han cambiado tantas veces que la plantilla de Cemar nunca sabe a qué atenerse. Con tanta incertidumbre sobre su futuro, la inquietud se adueña de las trabajadoras y las acongoja. Más allá de las opiniones, en A Mariña ya han cerrado dos supermercados de Cemar y continúan abiertos seis.
Desde que trascendió la crisis, el primer mariñano en caer fue el de Burela, en la calle Pardo Bazán, que cerró el 6 de octubre y donde ayer retiraban el mobiliario. Más tarde, el 30 de octubre, echó la verja el de Covas, en Viveiro. Ayer funcionaban las tiendas de Cemar en Ribadeo, O Vicedo, Xove, O Valadouro, Mondoñedo y A Pontenova, como atestiguan las imágenes.
Pendientes de otra reunión
Cuando comenzaron las negociaciones de la regulación de empleo, Cemar planteaba prescindir de 14 supermercados y de 81 trabajadores. A la plantilla se le transmitió confianza en que las conversaciones con Covirán permitiesen reducir los afectados. Tampoco ahí se cumplieron las previsiones, porque la cooperativa andaluza, en un preacuerdo con Cemar que todavía no es firme, se declara dispuesta a cerrar 17 tiendas y a echar a 106 de los 150 empleados de Cemar. Solo conservarían su puesto, según la presidenta del comité de empresa, las empleadas de los establecimientos que finalmente interesen a Covirán.
Cuáles son los supermercados y cuántos trabajadores salvarán su empleo, podría saberse la próxima semana. Al menos eso esperan en el comité de Cemar. Como el resto de la plantilla, están pendientes de que el administrador concursal cite a los sindicatos para conocer las repercusiones de una regulación de empleo que el BNG de A Mariña rechaza. Antonio Veiga, responsable del Bloque mariñano, expresa su solidaridad con las afectados y pide al Gobierno gallego que intervenga.

FÚTBOL SALA El Superti se afianza segundo y el A Fuga-Xove se sitúa sexto


La décima jornada en la Tercera División de fútbol sala arrojó luces y sombras para los equipos mariñanos, que sumaron dos victorias, un empate y una derrota. Los triunfos corrieron a cargo del Mesón A Fuga-Xove y el Pizzbur-Cidade de Viveiro, el empate lo cosechó el Superti-A Pontenova en la pista del 5 Coruña (4-4) y la derrota la sufrió el Burela B ante el Ventorrillo: 4-6.
El conjunto xovense sigue intratable en su feudo. Tras el triunfo ante el Ribeira de Piquín (7-6), los de Fran Veiga cuentan todos sus partidos como locales por victoria. «Fue un partido muy igualado y quizá el resultado más justo hubiese sido un empate, pero tuvimos la fortuna que nos faltó en otros partidos y ganamos gracias a un gol de Quelle cuando solo faltaban unos 40 segundos para el final», explicó el técnico del A Fuga.
Superado el primer tercio de competición, Veiga está «contento» con el trabajo de su equipo. El único lunar es el escaso bagaje conseguido a domicilio, donde solo han sumado un empate ante el Superti. Los otros cuatro partidos fueron derrotas. «Al equipo fuera de casa le falta la ambición que muestra en nuestro pabellón, parecemos un equipo diferente. Incluso los entrenamientos de la semana son diferentes cuando el sábado jugamos fuera que cuando lo hacemos en casa, y en los partidos siempre tenemos una pájara y empezamos perdiendo», dijo.
El técnico aguarda que en lo que queda de primera vuelta y en la segunda consigan revertir esta situación. «Espero que mejoremos en esta faceta, porque podíamos tener seis puntos y si lo conseguimos estoy convencido de que estaremos en la zona alta. Solo nos falta un poco más de ambición, de concentración y de ganas en los desplazamientos», apuntó.
Entretanto, el otro equipo mariñano que venció, el Pizzbur Cidade de Viveiro, volvió a saborear un triunfo ocho jornadas después, lo que le sirve para alejarse de los dos últimos clasificados.
Por su parte, el Superti logró un valioso empate en la complicada pista del 5 Coruña que, unido a la derrota del Pazos de Borbén ante el O Esteo, lo mantiene instalado en solitario en la segunda plaza. Por último, el Burela B cayó ante el Ventorrillo y sigue en la zona templada de la tabla clasificatoria.
Los xovenses han ganado sus cinco partidos en casa, pero solo suman un punto a domicilio.