domingo, 18 de marzo de 2012

El pontenovés Jorge García leerá el pregón de la Pasión en Burela

La organización de la Semana Santa de Burela, que corre a cargo de la cofradía del Santísimo Cristo y María Santísima de los Dolores, presentó el programa de actos y procesiones de este año que será pregonado el día 31 por el pontenovés Jorge García. «É un home foi formado en moitos aspectos e moi relixioso, de feito é membro fundador da cofradía do Cristo da Agonía da Pontenova, ademais colabora como voluntario nas obras sociais das Fillas do Divino Celo aquí en Burela é por iso o eleximos», explicó el sacerdote burelés Xosé Ramón Marful, el encargado de elegir el pregonero en cada edición. El pregón, que se leerá en la iglesia de Vila do Medio, será uno de los primeros actos, aunque ya el día 30 habrá un vía crucis seguido de una eucaristía y la bendición de los hábitos. 
L.F.B. / El Progreso (Burela)

La Diputación contrata un servicio de banda ancha de internet para 46 concellos

[....]
Asimismo, el portavoz socialista anunció la iniciación en los próximos días de obras en la comarca de A Mariña, concretamente en Riotorto -trabajos de mejora en la CP-5505 por valor de 25.272 euros- y A Pontenova, en donde se sustituirá la zahorra del campo de Vilameá por hormigón pulido por valor de 14.105 euros y adquisición de material urbano por valor de 10.620 euros.
El Progreso.

El tren Lugo-Ribadeo, cuatro vías de papel

Las dos ideas iniciales de trazado se duplicaron, pero no prosperaron

Hubo un tren que circuló por vías de papel, funcionó con locomotoras movidas por sueños colectivos, y descarriló antes de transportar algo más que expectativas sociales y económicas trazadas por quienes deseaban verlo circular. El tren Lugo-Ribadeo pasó de las vías descritas sobre el papel a la vía muerta de los proyectos abandonados, aunque dejó un rastro en el que las polémicas sobre su trazado y los argumentos de unos y otros para defender su propuesta lo colocan entre los principales sueños incumplidos del norte de Galicia.
Algo más de medio siglo, entre la segunda mitad del XIX y la primera del XX, duró ese sueño, que en buena parte de su existencia convivió con la indefinición de su trazado y con los argumentos defendidos por los partidarios de la opción central (Lugo-Vilalba-Mondoñedo-Ribadeo) y los de la opción oriental (Lugo-Meira-Ribadeo). Sin embargo, hubo un momento, a mediados de los años veinte del siglo pasado, en el que las ilusiones y las disputas se elevaron al cuadrado, pues las dos opciones básicas se convirtieron en cuatro.
La posibilidad de diseñar un tren por Mondoñedo se dobló en dos rutas, igual que la teoría de acercarlo a Vilaodriz, entonces municipio y hoy parroquia integrada en A Pontenova tras la fusión de ambos concellos, para unirlo con el ferrocarril minero que enlazaba con Ribadeo desde unos 20 años antes.
La prensa de Vilalba o Mondoñedo se ocupó con ardor y amplitud de un asunto que incluso mereció la atención de sociedades de emigrantes en América, implicados en la defensa de un trazado que discurriese por sus municipios de procedencia. Avanzado 1926, el semanario mindoniense Renovación recogía cuatro trazados diferentes.