martes, 20 de diciembre de 2011

Un hombre enfermo sobrevive perdido de noche en un monte


FOTOCELA
Enfermo de alzhéimer, con 81 años, solo, con temperaturas que rondaban los cero grados y perdido en un monte, abrigado en un matojo de silvas a apenas 200 metros de su casa. Así pasó la noche José Castelao Méndez, uno de los tres vecinos de Navallo de Vilarmide, un núcleo rural de A Pontenova (2.300 habitantes). Durante unas horas la tragedia se cernió sobre el pueblo. Todos (unas ochenta personas, incluyendo a miembros de Protección Civil, operarios municipales y Guardia Civil) se volcaron en la búsqueda del hombre, que poco después de las tres de la tarde del domingo había salido de su casa, en la que vive con su hijo, José Manuel. Fue un descuido, unos minutos en los que por primera vez cruzó más allá de la carretera. El tiempo pasaba y conforme avanzaba la noche se temió lo peor. Pero poco después del mediodía de ayer un vecino, Jesús Gayoso, y el alcalde, Darío Campos, hallaban a José, de pie, sereno, entre unas silvas que le ocultaban buena parte del cuerpo. «Coñeceume e díxome que estaba ben e que saíra facía un pedazo», comentaba ayer Jesús Gayoso, y añadió: «Non me explico como pasou a noite, co frío que facía. Houbo sorte, non morreu de milagre». José Manuel Castelao está convencido de que de madrugada, durante la búsqueda de su padre, debió pasar por su lado: «Anduvimos por alí, estiven canda el, pero non oín nada». José es un hombre menudo, frágil por la edad y su enfermedad, pero ayer las pruebas que le hicieron en Lugo contrastaron que la noche perdido en el monte y el frío no le han hecho mella: «Está ben, aínda que un pouco nervioso. Da noite non se lembra nada. Di que durmiu na cama, coma sempre», explicaba anoche su hijo.

Tres vías galegas entre os dez tramos máis perigosos de todo o Estado.

Unha delas a estrada que vai de A Pontenova a Santirso.